Fortalecer las defensas para superar la astenia primaveral

Con el cambio de estación, además de las alergias, la astenia primaveral se hace notar. Una de cada 10 personas la va a padecer, siendo las mujeres entre 35 y 60 años las más propensas. Así pues, la revisión de la dieta es fundamental para asegurar que el organismo esté bien nutrido con el fin de estimular el sistema inmunológico y combatir los síntomas de la astenia primaveral.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

La llegada de la primavera comporta una serie de cambios climáticos que generan uno de los trastornos más extendidos en esta época, la astenia primaveral. En un nivel leve o moderado, afecta a una de cada diez personas, según la Vocal de Alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Pilar León, siendo las mujeres con edades comprendidas entre 35 y 60 años las más propensas a padecerla.

El actual contexto en el que se encuentra la sociedad, caracterizado por la profunda crisis que sacude el país y el estrés que ésta conlleva, aumenta los casos de este desorden primaveral.

Disminución de endorfinas en el organismo

La astenia primaveral es un trastorno leve y pasajero que se produce cuando nuestro cuerpo no consigue adaptarse de forma adecuada a los cambios que conlleva la nueva estación: el aumento de la intensidad lumínica, la subida de las temperaturas, el incremento de las horas de sol, etc. La causa de esta mala o lenta adaptación es la disminución de las endorfinas en el organismo, sustancias que regulan el bienestar-malestar de nuestro cuerpo. Esto se manifiesta en una sensación de cansancio, debilidad, agotamiento, somnolencia y falta de vitalidad generalizada.

Según la vocal de alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Pilar León “una alimentación inadecuada puede potenciar esta patología y potenciar la fatiga ya existente”. Para ello recomienda el consumo de probióticos y declara que “es importante reforzar el sistema inmunológico con productos que nos ayuden a mejorarlo y conseguir así que el organismo esté mejor preparado para afrontar el cansancio y la fatiga”.

En este sentido las recomendaciones para afrontar la astenia primaveral son:

- Dieta equilibrada y buena hidratación

- Seguir los horarios de las comidas: realizando cinco comidas al día

- Dormir las horas necesarias: al menos siete u ocho horas diarias

- Ejercicio físico: caminar, nadar, bici, etc.

- Mantener una actitud positiva: la risa hace que se liberen endorfinas, hormonas que son capaces de retrasar la sensación de cansancio y aumentar el umbral del dolor

Alimentos recomendados:

- Aumentar la presencia de cereales, legumbres, frutas y verduras de temporada. Es decir, aumentar el consumo de hidratos de carbono y reducir el consumo de grasas.

- Consumir productos integrales, ricos en fibras y vitaminas del grupo B.

- Aumentar el consumo de ácidos grasos poliinsaturados como los Omega 3 que se encuentran mayoritariamente en los pescados azules.

- Consumir alimentos con probióticos que ayude a reforzar el sistema inmunológico.

Alimentos perjudiciales:

- Los llamados azúcares rápidos: bollos, pasteles, etc.

- Las grasas saturadas y colesterol

- Los fritos y las comidas muy elaboradas

- Las salsas

- Las bebidas excitantes con cafeína, té, alcohol, etc.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.