Fiestas saludables: 10 consejos para comer bien y evitar atracones

La cena de Nochebuena, la comida de Navidad y Fin de Año son celebraciones propicias para realizar excesos alimenticios. Un decálogo de la asociación 5 al día te ayudar a cuidar con el mismo detalle la sofisticación de los menús y sus valores nutricionales, que no siempre van de la mano.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

El consumo de alimento en grandes cantidades, y más si estos son pesados y ricos en grasas, azúcares y ácido úrico (como cordero, pavo, cochinillo, patés, dulces, turrones, marisco…) provoca un sobreesfuerzo del aparato digestivo que se puede representar en numerosas secuelas de gran incomodidad.

Así pues, tras las comidas de estas fechas puede sufrirse ardor, acidez, pesadez, flatulencia, hinchazón abdominal y digestiones lentas. Si no hay contraindicación médica, se puede comer de todo, pero con moderación. Y, especialmente, moderación en el consumo de bebidas alcohólicas.

Pero estos excesos gastronómicos pueden ser compensados tan sólo con seguir algunas de las recomendaciones que hace la asociación 5 al día. El sencillo gesto de incluir frutas y verduras en los menús navideños podría evitar tener que recurrir a disparatadas dietas típicas de enero. Y es que a veces no es cuestión de comer menos, sino mejor y más sano.

La alegría de las fiestas no debe descuidar ni nuestra alimentación ni la del resto de nuestra familia, ya que la salud, sin lugar a dudas, es el mejor regalo.

Además de incluir frutas y hortalizas en esta época del año, conviene tener a mano un decálogo para que disfrutar de las fiestas de Navidad y sus comidas no esté reñido con mantener el peso adecuado y no alterar distintos indicadores de nuestra salud que se ven afectados cuando ingerimos una alimentación excesiva y desequilibrada.

Decálogo para comer rico y sano en Navidad

1. Una cuidada decoración y un tratamiento culinario adecuado y variado, pueden tener más éxito, que los platos cuya única valor consiste en contener ingredientes muy caros.

2. Planifique con tiempo las principales comidas, evitando la improvisación: su bolsillo se lo agradecerá.

3. Confeccione los menús a partir de sus preferencias y las de sus invitados, y no en función de la oferta de las tiendas.

4. Asegure en su despensa suficientes frutas y hortalizas de temporada.

5. Los turrones, mazapanes y polvorones deben estar presentes en la mesa, pero no olvide que son alimentos muy energéticos: sea prudente en la cantidad.

6. Acompañe sus platos festivos y diarios, con verduras y hortalizas en variadas preparaciones: papillot, grill, salteadas, tempuras, confitadas, horneadas, etc.

7. Haga uso de las frutas para confeccionar sus postres. Elija frutas frescas de temporada, de diversos colores y texturas, y prepare un surtido listo para consumir, tanto en crudo como cocinadas.

8. Prepare entrantes ligeros, con base de ensaladas o salteados de hortalizas, e ingredientes no muy grasos.

9. Alterne las preparaciones a base de carnes no muy grasas y pescados, en sus platos principales.

10. Coma despacio y no abuse de la cantidad de alimentos: su peso se lo agradecerá.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.