Falsos mitos entorno a la vacuna de la gripe

Muchas personas deciden no vacunarse contra la gripe al considerar que puede favorecer la aparición de la enfermedad, una creencia "errónea" debido a que no contiene "ningún microorganismo" y a que las partes de los virus que posee están "totalmente desactivadas".

Enfermedades y patologías relacionadas: Gripe, General

Se trata de una afirmación “totalmente falsa”, tal y como aseguran el jefe del Servicio de Microbiología Clínica y Control de la Infección del Hospital de Basurto en Bilbao, Ramón Cisterna, y el miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), José María Molero.

“Es biológicamente imposible que la vacuna contra la gripe propicie la aparición de la misma ya que no lleva ningún tipo de microorganismo, lo que hace que sea inconcebible que con esta vacunación se pueda transmitir la enfermedad”, ha asegurado Cisterna.

No obstante, ambos expertos han reconocido que la eficacia de la vacuna no es del “cien por cien”, sino que varía según la población a la que se suministre, depende del tipo de virus que esté circulando y de los componentes que lleve dicha vacuna. En este sentido, Molero ha explicado que es efectiva en el 70 por ciento u 80 por ciento de la población menor de 65 años y en el 40 por ciento de los mayores de 65 años.

Ahora bien, este especialista ha informado de que aunque las personas de más de 65 años son las que tienen un mayor riesgo de fallecimiento por gripe, la vacuna consigue reducir hasta un 50 por ciento las complicaciones derivadas de la enfermedad y hasta un 80 por ciento los ingresos hospitalarios.

Asimismo, y respecto a las reacciones adversas, los expertos han asegurado que la vacuna contra la gripe no produce ningún tipo de complicación grave y que, a los dos días, sólo entre el 10 y el 15 por ciento de la población vacunada sufre un “pequeño” hinchazón o enrojecimiento en la zona del pinchazo y, el 5 por ciento dolores musculares, debilitamiento o cansancio.

“La vacuna tiene un perfil máximo de seguridad, muy pocos efectos adversos y apenas cuenta con episodios graves contrastados. Además, en el caso en el que ocurra algún tipo de reacción ésta siempre suele ser leve y desaparece al día o a los dos días siguientes”, ha aseverado el doctor del Hospital de Basurto de Bilbao.

Las personas pertenecientes a grupos de riesgo deben vacunarse

Respecto al repunte de hospitalizaciones por gripe que se está produciendo en las últimas semanas en distintas comunidades autónomas, los especialistas han asegurado que son las “mismas cepas” que las de otros años y que, por tanto, están incluidas en la vacuna de este año.

Ahora bien, ante la posibilidad de que con motivo de este repunte muchas personas decidan no vacunarse al creer que ya no les va a proteger, el doctor Molero ha avisado de que los mayores de 65 años, los enfermos crónicos y las embarazadas sí deben administrársela debido a que las epidemias de gripe duran entre seis y ocho semanas y “nunca” se sabe cuando una persona va a ser contagiada.

“La vacuna comienza a hacer efecto a las dos semanas de ser administrada y las epidemias suelen durar hasta dos meses, por lo que es necesario que lo hagan los pacientes en riesgo porque pueden contagiarse de estos virus tanto al principio como al final del brote”, ha insistido el experto de Semfyc.

Finalmente, este experto ha recordado que para la población sana y las mujeres que no están embarazadas no está aconsejada la administración de esta vacuna. Una declaración que ha sido debatida por Cisterna quien ha informado de que se recomienda vacunar a toda la población para evitar el contagio y que, incluso, en Estados Unidos se aconseja también a los más pequeños.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.