Falsos mitos entorno a la halitosis

Un 30% de la población padece esta afección de la boca aunque la mayoría lo desconoce. La halitosis tiene solución y, en contra de lo que se cree, no se origina en el estómago sino en la boca.

Enfermedades y patologías relacionadas: Enfermedad periodontal, General

La halitosis es una de las afecciones más comunes entre la población adulta: un 30% padece esta condición bucal, que se manifiesta como un conjunto de olores desagradables que provienen de la cavidad oral, por acumulación de bacterias entre los dientes, encías y dorso de la lengua. Sin embargo, la mayoría de pacientes lo desconoce, así como las consecuencias que puede acarrear a su salud. A ello se suma un diagnóstico complicado, ya que quien la padece no es consciente de ello a menos que otra persona se lo haga saber.

En el marco del I Taller de Salud Bucodental de DENTAID, el Dr. Xavier Calvo, odontólogo periodoncista y Medical Advisor de DENTAID, explicó que “la halitosis puede llegar a alterar la calidad de vida del paciente a nivel psicológico, social e incluso profesional y, en la mayoría de casos, está relacionada con otras patologías (sobre todo, periodontales). Por tanto, su amplio desconocimiento por parte de los propios pacientes es una circunstancia que, desde el colectivo de odontólogos, debemos contribuir a cambiar. De ahí la puesta en marcha de este I Taller de Salud Bucodental, organizado por DENTAID. Iniciativas como ésta son necesarias para dar a conocer esta afección y acabar con los falsos mitos que existen en torno a ella”.

1 Falso mito: baja prevalencia

Un tercio de la población padece este problema, una situación que puede provocar cambios psicológicos importantes, llevando incluso a situaciones de aislamiento social y profesional. En muchos casos, el paciente desconoce que padece esta dolencia, debido a su incapacidad para oler su propio aliento, por la adaptación de su sentido del olfato o bien porque ninguna persona de su entorno se lo comunica.

A pesar de este elevado porcentaje, muchos pacientes restan importancia a esta situación o la creen temporal. De este modo, al no considerarlo una afección clínica, no lo refieren hasta que presentan otras complicaciones bucales más graves.

Todas estas razones hacen que esta condición bucal se considere erróneamente como una situación poco frecuente.

2 Falso mito: causas erróneas

Aunque está extendida la idea de que las principales causas de la halitosis no tienen su origen en la cavidad bucal sino debido a problemas gastrointestinales, lo cierto es que el 90% de los casos tiene origen oral, por acumulación de bacterias entre los dientes, encías y dorso de la lengua. Estas bacterias producen unos gases desagradables al olfato, especialmente cuando llevan tiempo retenidas en el interior de la boca. Por ello, es esencial una correcta higiene diaria, que no descuide los espacios interdentales ni la lengua.

De ese 90%, un 60% de los casos están asociados a una patología periodontal y un 41% tienen origen en la lengua. Sólo el 10% puede ser de origen extraoral: nasofaríngeo, gástrico o sistémico (causado por enfermedades como la diabetes, dolencias hepáticas o pulmonares).

3 Falso mito: no existe un profesional de referencia

Muchos de los pacientes con halitosis no asocian al odontólogo como el especialista responsable de su diagnóstico y tratamiento e intentan encontrar una solución ellos mismos o lo consultan a otros profesionales de la salud. Por ello, odontólogos e higienistas deben insistir en su prevención, así como en su diagnóstico y tratamiento. Es muy importante que, desde la consulta, se dé a conocer su relevancia para que el paciente identifique al odontólogo como su profesional de referencia.

4 Falso mito: no tiene solución o tratamiento

La mayoría de quienes padecen halitosis desconocen que su situación se puede solucionar. Además, es muy común el uso de productos que enmascaran el mal olor pero sin tratarlo. Por ello, es preciso insistir en que la solución a este problema requiere un diagnóstico diferencial. Tras su evaluación, es necesario establecer un tratamiento específico a través de medidas dietéticas e instrucciones de higiene oral con productos específicos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.