¿Estamos acortando la vida de nuestros hijos?

El aumento de la ingesta calórica, "provocado por el abandono de la dieta mediterránea", y un descenso drástico de la actividad física podría ocasionar que, "por primera vez", la esperanza de vida de los niños sea menor que la de sus padres.

Enfermedades y patologías relacionadas: Obesidad, Malnutrición, General

Así lo anunció el doctor Francisco J. Tinahones durante en el Seminario Antioxidantes: más de 4.000 formas de cuidar la salud, que se ha celebrado en La Granja de San Ildefonso (Segovia).

Según este experto, la dieta mediterránea permitirá cubrir todas las necesidades orgánicas siempre que se siguiera de forma continuada, así recomienda un mayor consumo de productos vegetales, de carne de aves y pescado, y el aceite de oliva como grasa principal. Sin embargo, como explica el doctor Tinahones, hoy los productos base de la alimentación de la mayoría de los españoles se alejan de estas recomendaciones.

“Se ha producido un incremento del consumo de lácteos y derivados y de carnes rojas, a la par que se ha limitado la ingesta de productos naturales a favor de los precocinados, lo cual implica un incremento en el consumo de grasa saturada que tiene un efecto deletéreo para la salud”.

“En el momento actual la alimentación de un alto porcentaje de los españoles se parece más a la dieta anglosajona que a la mediterránea”, añade.

A su juicio, la promoción de una alimentación saludable entre la población infantil y juvenil es una responsabilidad compartida y una auténtica necesidad, a la vista del escaso seguimiento de las recomendaciones.

“Las frutas y las verduras, además de ser alimentos con excelentes propiedades antioxidantes tienen un bajo contenido calórico y por tanto su mayor consumo permitiría, en buena medida, luchar frente a la obesidad”, advierte.

En el caso de España, recuerda que las recomendaciones de consumo de frutas y verduras se encuentra “a medio camino”, ya que, según datos del Ministerio de Sanidad y Política Social, sólo un 7,5 por ciento de los niños toman un desayuno equilibrado compuesto por leche, fruta o zumo e hidratos de carbono.

Por otra parte, el doctor José Sabán, jefe de la Unidad de Patología Endotelial del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, recordó la importancia de realizar algún tipo de ejercicio, y eliminar, sobre todo en el caso de los niños, el uso de escaleras mecánicas y ascensores, ya que “cuando se usan de forma rutinaria, son perjudiciales para la salud”.

Para este experto cree que la sociedad actual incita a los niños a tener un comportamiento sedentario facilitándoles todo tipo de videojuegos, el uso del móvil sin control desde edades tempranas y cree que “todo ello no está sino promocionando una actitud de escasa preocupación por la salud desde la infancia”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.