En el trabajo, cuida tu cuerpo

Dolor cervical o lumbar, tendinitis del hombro, síndrome del túnel carpiano... son algunas de las patologías más comunes entre quienes pasan ocho horas sentados en una oficina o los que realizan trabajos de fuerza. Las malas posturas en el trabajo unido al estrés y a la falta de ejercicio físico propician un aumento notable de lesiones musculoesqueléticas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Dolor de espalda, General

Los malos hábitos posturales y las deficientes condiciones ergonómicas durante la jornada laboral aumentan notablemente el número de lesiones no traumáticas del sistema musculoesquelético, según ha advertido el doctor Antonio Pérez-Caballer, de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT).

El Dr. Pérez-Caballer ha explicado que entre las lesiones más comunes se encuentran “los dolores de cuello, de carácter muscular o degenerativo (cervicalgias), tendinitis de hombro, codo o muñeca, dolores lumbares (lumbalgias y lumbociáticas), síndromes compresivos de los nervios de la mano (túnel carpiano) o del codo (nervio cubital)”.

Estas lesiones son cada vez más frecuentes, según ha señalado el especialista, “debido al estrés de la vida laboral y a la falta de tiempo para realizar actividad física”. El doctor ha indicado que no realizar ejercicio, “impide tener a punto el sistema muscular y esquelético de la forma adecuada para afrontar con garantías la actividad que diariamente se les exige, especialmente teniendo en cuenta las circunstancias individuales como edad, peso, constitución física, concomitancia de otras enfermedades u otros hábitos como tabaco y alcohol”.

Por otro lado, hay que añadir “el excesivo número de horas en la misma posición, propio de los trabajos de oficina y también de trabajos de fuerza”. En este sentido, ha explicado que “la región lumbar, la zona cervical y la extremidad superior son las partes más vulnerables a sufrir este tipo de lesiones”.

Por todo esto, el experto ha recomendado “una adecuada higiene postural, así como una correcta ergonomía durante las horas de trabajo que impida la aparición de este tipo de lesiones”.

Para ello, ha puesto de ejemplo que en los trabajos de oficina, “sería recomendable mantener una adecuada posición, con la espalda completamente apoyada en la silla, un correcto reposa cabezas y un realce bajo los pies que eviten la sobrecarga de determinados músculos”.

Igualmente, Pérez-Caballer ha señalado que en cada ámbito laboral “deberían generalizarse en el plano preventivo las consultas a los respectivos departamentos de prevención de riesgos laborales donde el especialista correspondiente deberá aconsejar sobre todos estos puntos”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.