El tabaco presenta compuestos muy tóxicos que no regula la legislación

Hasta ahora la normativa sólo establece límites para la nicotina, el alquitrán y el monóxido de carbono.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, Tabaquismo, General

De acuerdo a la legislación, las cajetillas de tabaco indican las concentraciones de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono para confirmar que no superan los niveles permitidos. Sin embargo la cantidad de estas sustancias no siempre es proporcional a la toxicidad que aportan multitud de otros compuestos, “por lo que se deberían establecer parámetros más adecuados para determinar la toxicidad del tabaco”.

Así lo recoge un estudio elaborado por ingenieros químicos de la Universidad de Alicante y que publica la revista Food and Chemical Toxicology. Los investigadores han analizado los gases y la materia particulada –alquitranes– que emiten diez marcas comerciales de cigarrillos rubios: tres españolas –Fortuna, Ducados y Nobel– y siete estadounidenses o británicas –Marlboro, Winston, Chesterfield, Camel, L&M, Lucky Strike y John Player–.

“A pesar de que los productos que generan se parecen, el rendimiento relativo (mg/cigarrillo) de algunos compuestos altamente tóxicos y carcinogénicos varía considerablemente de una marca a otra”, destaca a SINC María Isabel Beltrán, una de las autoras.

Según el estudio, la proporción de los compuestos detectados en los gases se mantiene en cada tipo de cajetilla, pero hay algunos que no siguen esta tendencia, como isopreno, el crotonaldehído y el tolueno, que se encuentran entre los más carcinogénicos y nocivos.

Algo similar ocurre en el caso de la materia particulada. El rendimiento individual de estos compuestos se correlaciona con el global para cada marca, pero algunas sustancias peligrosas, como la hidroquinona y la cotinina, tampoco se ajustan a este patrón y aparecen más en unas que en otras.

La toxicidad varía según la marca

Los resultados también revelan que las marcas que presentan la menor producción de compuestos gaseosos no coinciden con las que lo hacen para los alquitranes, y que la que genera mayor cantidad de isopreno, tolueno y crotonaldehído proporciona una cantidad de alquitrán menor que la media. “No hay que asumir, por tanto, que un cigarrillo que genere más alquitranes vaya a ser más tóxico que otro que produzca menos”, apunta Beltrán.

Los investigadores, que declaran en el artículo no tener ningún conflicto de intereses, han preferido no desvelar los datos que corresponden a cada marca y las han identificado con las letras de la A a la J. Para realizar los análisis se aspiraron los cigarrillos en una ‘máquina fumadora’ y se midió la composición del humo en tres fracciones: una gaseosa, en la que se identificaron 35 compuestos, y dos de la materia particulada –con 85 compuestos– que queda retenida, respectivamente, en el filtro y en las trampas de humo con las que se mide “lo que uno fuma”.

Así se ha visto, por ejemplo, que, en los cigarrillos que contienen más tabaco, es menor la cantidad que se consume en un número fijo de caladas. Según los científicos, esto se debe a que hay menos oxígeno disponible por el mayor empaquetamiento.

Respecto a las sustancias reguladas, al comparar con otros estudios se ha encontrado que el nivel de monóxido de carbono de los cigarrillos españoles es ‘medio-alto’ respecto al resto, e incluso una de las marcas (la ‘C’) superaba ligeramente el valor establecido por la legislación (10 mg/cigarrillo), con 11,1 mg/cigarrillo.

“Hay que tomar este resultado con prudencia y compararlo con lo de otros laboratorios, porque, aunque hacemos los experimentos con 200 cigarrillos, a veces los datos pueden variar dependiendo del lote de cajetillas o de las condiciones ambientales”, dice la investigadora, “y en cualquier caso no consideramos que seamos quienes para denunciarlo”.

Por su parte, el rendimiento de nicotina en las trampas varía de 0,28 a 0,61 mg/cigarrillo, es decir, se puede doblar de una marca a otra, aunque dentro de los niveles legales. “Realmente la nicotina, aunque es la responsable de la adición, no es lo más peligro de los cigarrillos”, dice Beltrán. “De los más de tres mil compuestos que lleva el tabaco hay otros mucho peores, como el cianuro de hidrógeno, el 1,3-butadieno o algunos de las familias de los aldehídos, las nitrosaminas y los fenoles”.

Para disminuir las cantidades de los productos tóxicos de los cigarrillos, los investigadores también han probado y desarrollado varios catalizadores. Uno de ellos, conocido como Al-MCM-41, reduce un 23% las emisiones de monóxido de carbono y más de un 40% las de nicotina.

“La estructura tridimensional de este material –una arcilla con óxidos de silicio y aluminio– permite la formación de ‘cuevas’ donde quedan retenidos los compuestos de cadena larga”, dice Beltrán, quien confirma que el sabor del tabaco apenas se ve afectado y que algunas grandes compañías ya han mostrado interés por la patente de este nuevo catalizador.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.