Al 76 por ciento de los españoles los medicamentos no les hacen nada o les producen daños en el organismo debido a sus factores genéticos.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Así lo ha asegurado el presidente de la Sociedad Española de Medicina Genómica y de la Asociación Mundial de Medicina Genómica, Ramón Cacabelos, durante una conferencia titulada Cosmetogenómica y tratamientos personalizados antiaging.

Este hecho demuestra que, por tanto, los tratamientos farmacológicos pueden no ser efectivos ya que no actúan sobre los genes específicos que causan una enfermedad a cada paciente. Y es que, tal y como ha comentado el experto, existen cinco categorías de genes que determinan si un medicamento funciona o no en una persona.

Se trata de los genes patogénicos, los que tienen que ver con el mecanismo de acción de cada fármaco; los metabolizadores, los genes transportadores; y los pleiotrópicos. Todos ellos, se deben de analizar, a juicio de Cacabelos, a través de un estudio genómico personalizado ya que sólo así se podrá saber qué fármacos, alimentos y cosméticos son beneficiosos o no para una persona.

Y es que, según un estudio realizado en España, el 30 por ciento de los hipertensos no toman medicamentos y, el 61 por ciento de los que sí se medican contra esta enfermedad lo hacen con fármacos inadecuados en base a su perfil genético.

Además, el especialista ha informado de que el 50 por ciento de las personas que toman antidepresivos los están tomando “inadecuadamente”; entre el 5 y el 10 por ciento de los que tienen niveles altos de colesterol no deberían tomar estatinas; al igual que un 18 por ciento de los que toma omeprazol, porque les puede producir “graves” efectos adversos.

Por ello, Cacabelos ha asegurado que si se realiza un estudio genómico de cada persona y, por tanto, se personalizan los tratamientos, en unos dos o tres años se podría reducir el gasto farmacéutico entorno a un 20 o un 30 por ciento.

Importa de la Nutrigenómica y la Cosmetogenómica

Ahora bien, no sólo los genes afectan al buen o mal procesamiento de los medicamentos sino que, también, influyen en la ingesta de alimentos y en los tratamientos cosméticos. En este sentido, el también director del Centro de Investigación Biomédica EuroEspes, ha destacado la importancia que tiene el estudio de la Nutrigenómica ya que es capaz de conocer qué productos benefician al organismo de cada persona.

“Igual que a la hora de tratarse no vale cualquier medicamento para todo el mundo, tampoco vale cualquier dieta”, ha aseverado, para rechazar las “dietas milagro” y avisar de que algunos productos naturales pueden “matar” o causar “terribles toxicidades”.

De hecho, el experto se ha remitido al caso de un paciente joven y sano que tenía los niveles de enzimas hepáticas “disparadas”, como consecuencia de las dos infusiones que se tomaba después de comer y que le estaban “destruyendo el hígado”.

Ante esto, Cacabelos ha abogado por establecer un perfil nutrigenético de cada paciente con el fin de que conocer cuáles son los alimentos más apropiados para el genotipo y fenotipo de la persona ya que, así, se podría mejorar tanto la seguridad de los alimentos como su eficacia.

Por otra parte, el especialista ha subrayado la importancia de la Cosmetogenómica, dado que la respuesta tisular a diversos agentes cosméticos depende también del perfil genómico, por lo que el uso inadecuado de los cosméticos puede inducir respuestas tisulares anómalas y contrarias al interés rejuvenecedor de muchos cosméticos.

Y es que, el efecto de la mayoría de cosméticos se produce en la epidermis, mientras que las arrugas se forman en la dermis debido a la reducción en los niveles de colágeno y elastina que mantienen hidratada y elástica la piel. Por ello, según ha señalado Cacabelos, es necesario determinar también la huella genética y molecular de la piel con el objetivo de conocer los cosméticos y maquillajes más apropiados para cada persona en función de su genoma.

“Todos estos productos llevan ingredientes naturales y químicos, y la piel los absorbe lo mismo que lo hace el intestino. Por tanto, todo se rige por las mismas categorías de genes por los que se rige la Farmacogenómica”, ha recalcado el especialista.

En 50 años, más del 40% de la población podrá llegar a centenarios

Finalmente, el presidente de la Asociación Mundial de Medicina Genómica, ha asegurado que si los estudios genéticos se generalizaran, en unos 50 años más del 40 por ciento de la población podrá tener una esperanza de vida de unos 100 años.

“El objetivo de la Medicina Genómica es conocernos, protegernos y alcanzar cuotas de longevidad con capacidad funcional, ya que no tiene sentido que envejezcamos si, en paralelo, crece la discapacidad. Estamos actualmente ante un grato y enorme desafío que nos va a permitir implementar programas preventivos y usar los instrumentos que tenemos para combatir las enfermedades desde antes de que aparezcan”, ha señalado, para recordar que el medio ambiente repercute en el genoma.

En este sentido, Cacabelos ha informado de que el Centro de Investigación Biomédica EuroEspes creó hace cinco años una tarjeta de Farmacogenética a través de la cual, y con un análisis de sangre, la persona puede conocer todo su perfil genético y saber qué medicamentos, alimentos y cosméticos son o no beneficiosos para su salud.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.