El hombre debe ir al urólogo con la misma frecuencia que la mujer al ginecólogo

Las visitas rutinarias al urólogo deberían comenzar a partir de los 50 años. El hombre debe hacerse a la idea de que acudir al urólogo debe ser algo tan normal como para la mujer lo es acudir al ginecólogo.

Fotolia_12998995_Subscription_XL

La eyaculación precoz, la disfunción eréctil y la hiperplasia benigna de próstata son algunas de las enfermedades que pueden marca la vida del hombre si no se ponen medios para su prevención o detección, por este motivo, el director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada (ICUA), y jefe del Servicio de Urología de la Clínica CEMTRO, el doctor Fernando Gómez Sancha, recomienda acudir al urólogo con la misma frecuencia que la mujer al ginecólogo.

Con motivo del Día Mundial del Hombre, advierte de que las visitas rutinarias al urólogo deberían comenzar a partir de los 50 años. “El hombre debe hacerse a la idea de que acudir al urólogo debe ser algo tan normal como para la mujer lo es acudir al ginecólogo. Patologías como la eyaculación precoz suelen ser unas de las principales causas de insatisfacción de la pareja”, advierte Gómez Sancha.

Hiperplasia benigna de próstata

Una de las enfermedades comunes en los mayores de 50 años y que afecta a la próstata es la hiperplasia benigna. “Se caracteriza por un agrandamiento de la misma y ocasiona síntomas como urgencia para orinar, menor intensidad en las micciones y molestias durante el vaciado”, explica este urólogo.

Sin embargo, destaca, “cuando los hombres acuden al especialista la afección suele estar bastante avanzada”. Existen tratamientos eficaces, sencillos y rápidos que consiguen preservar la función eréctil y corregir el problema, como la enucleación prostática con láser que permite una rápida incorporación a la vida normal y un mínimo riesgo.

Los expertos aseguran que las patologías prostáticas pueden prevenirse si se siguen las medidas adecuadas como una dieta sana y la práctica frecuente de ejercicio físico. “Evitar el sobrepeso, el tabaco y el alcohol puede reducir el riesgo de aparición de estos problemas. En concreto, el doctor Gómez Sancha, aconseja alimentos ricos en grasas omega 3 para corregir los defectos de la próstata, licopeno para frenar su envejecimiento, selenio para desinflamarla y zinc que mejora la función sexual y previene lesiones prostáticas.

Cáncer de próstata

Más preocupante es la aparición del cáncer de próstata – en España se detectan al año 25.000 casos-. Para detectar esta enfermedad, que suele presentarse a partir de los 60 años, es importante realizar revisiones periódicas a partir de los 50 años. “La detección precoz es la única oportunidad para curarlo. Si hay antecedentes en la familia, lo mejor es acudir al urólogo partir de los 40″, recomienda.

Disfunción eréctil

Por otro lado, se encuentra la disfunción eréctil que afecta a uno de cada cuatro hombres de 40 años, según datos de ICUA, que advierte de la importancia de visitar al urólogo para recibir tratamientos muy satisfactorios. “Es una patología más frecuente de lo que se piensa y aumenta con el paso del tiempo”, asegura,. Además, puede estar provocada por enfermedades subyacentes que aún no se han manifestado como la hipertensión arterial, la diabetes, la arteriosclerosis, cardiopatía isquémica.

Eyaculación precoz

Otro de los problemas que pueden ser tratados es la eyaculación precoz, que puede llegar a afectar a casi el 40 % de la población masculina, suele aparecer a partir de los 20 años y, si no se soluciona, “se puede prolongar de por vida, junto a otras patologías ya que, a partir de los 30 años, el hombre comienza a experimentar el agrandamiento de su próstata. Esto sucede de forma natural y no suele dar síntomas hasta años más tarde”, explica el doctor.

Infertilidad

Finalmente, otra de las patologías más comunes en el hombre – la más común en el hombre entre los 30 y los 40 años- es la infertilidad, “que va en aumento y que es la responsable del 50 por ciento de los problemas de fertilidad dentro de la pareja”. En este caso, entre las causas que pueden alterar el número o la calidad de los espermatozoides están las genéticas, congénitas, hormonales, vasculares (varicocele), infecciosas, obstructivas y tóxicas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.