El estado nutricional del padre durante la preconcepción puede influir en la salud del feto

Tanto durante la preconcepción en hombres y mujeres, como durante el embarazo en la mujer la alimentación es clave para la salud del futuro bebé.

Portrait of a caucasian pregnant woman holding baby shoes and of

El estado nutricional del padre durante la preconcepción puede influir en la salud del feto en un futuro, según han señalado expertos de ‘www.infoalimenta.com’, iniciativa desarrollada por la Fundación Alimentum y gestionada por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB).

“En el momento en que se planifica el embarazo, conocido como preconcepción, cada vez más estudios determinan la importancia del estado nutricional del padre, además del de la madre, en la futura salud del feto”, ha explicado la responsable de Nutrición y Salud de FIAB, Carolina Muro.

En este sentido, es importante tener en cuenta que las necesidades energéticas no se ven alteradas antes del embarazo. Por ejemplo, la experta ha explicado que una mujer con un índice de masa corporal (IMC) normal y actividad física sedentaria, debería ingerir aproximadamente unas 2.000 kilocalorías al día.

Ahora bien, tanto durante la preconcepción en hombres y mujeres, como durante el embarazo se recomienda tomar entre un 10 y 15 por ciento de proteínas al día, entre un 50 y 55 por ciento de hidratos de carbono, y entre un 30 y 35 por ciento de grasas o lípidos.

En el caso del embarazo, Muro ha avisado de que no hay que dejarse llevar por las viejas creencias como que hay que comer por dos, y ha subrayado la importancia de que las necesidades energéticas se adecuen en cada trimestre del embarazo.

MINERALES Y VITAMINAS CLAVE

Tan importantes son los macronutrientes como los micronutrientes, que engloban vitaminas y minerales. De hecho, la vitamina B1 y B6, la vitamina B9 (ácido fólico), el hierro, el yodo y el zinc son clave durante la preconcepción, mientras que durante el embarazo lo son la vitamina B9, el hierro, el yodo y el calcio.

En el caso de la vitamina B9 (ácido fólico), es importante durante el embarazo, ya que un déficit de ácido fólico es un factor de riesgo de defectos del tubo neural en el feto. Por último, el yodo también es imprescindible para el desarrollo neurológico del feto, que solo puede recibirlo a través del consumo que realice la mujer embarazada.

“Un déficit del mismo puede provocar hipotiroidismo fetal. Puede encontrarse en alimentos como el pescado de mar, verduras, carne, huevos y marisco. Es recomendable también que la mujer utilice sal yodada, siempre con moderación”, ha zanjado la directora de la Unidad de Nutrición de FIAB.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Nutrición y sobre Embarazo en el canal Salud Mujer.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.