El entorno laboral puede causar problemas en la piel

El 62 por ciento de las personas están expuestas a agresiones cutáneas en su trabajo provocadas por el calor, el polvo y el frío, siendo las manos las más afectadas por las molestias dermatológicas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Dermatitis, General

Las molestias y síntomas cutáneos más frecuentes entre la población se producen por efecto del calor (25%), el polvo (23%) y el frío (16%); además de por el contacto frecuente con látex (13%), productos irritantes (10,8%), electricidad (12%), humedad (9%) y por la fricción (8%), según el estudio Basic Piel 2013, realizado por el Grupo de Expertos Farmacéuticos en Afecciones Dermatológicas (GEFAD), que cuenta con la colaboración del área de dermatología de Almirall.

El sondeo, realizado sobre una muestra de casi 2.500 personas, muestra que las molestias más frecuentes son sequedad o descamación (73,9%), eritema (enrojecimiento) (31%), cortes (23,5%) y dermatitis de contacto (23%); en cuanto a las zonas, son especialmente sensibles los dedos y la cabeza, particularmente en la piel de los labios y la nariz.

Otros problemas asociados a agentes agresores del entorno son la aparición de trastornos localizados en las uñas (21,4%), grietas o fisuras (19,7%), arañazos (18%), infecciones de los poros (acné/foliculitis) (12,7%) y alteraciones en el color de la piel (12%).

Por otra parte, solo un 38 por ciento de los sujetos incluidos en el estudio desarrollaba su actividad profesional en un entorno libre de factores irritantes o agresores para la piel; mientras, solo un tercio de los trabajadores protege su piel en el ámbito laboral, sobre todo mediante el empleo de guantes (47%), calzado profesional (31%) y protección solar (27%).

No obstante, la hidratación es la principal medida para el cuidado de la piel de las personas incluidas en el estudio. Los encuestados adquieren la mayor parte de los productos hidratantes en la farmacia (58%) y parafarmacia (31%).

El barómetro constata que las actividades que implican esfuerzo físico y aquellas que se desarrollan al aire libre están asociadas con un mayor porcentaje de problemas cutáneos, que en estos casos puede alcanzar el 33 por ciento. Así, los trabajadores agrarios y los que desempeñan trabajos que no requieren cualificación son los profesionales más expuestos, mientras que los empresarios y administrativos están expuestos en menor grado.

Por otra parte, el barómetro destaca que la población incluida en el trabajo declara lavarse las manos una media de 8 veces al día, el 95,3% con jabón. No obstante el tiempo que le dedican (46,5%) son menos de 10 segundos frente a lo recomendado que son 20 segundos. Es notorio también que 1 de cada 3 encuestados no se lava las manos tras ir al baño.

Asimismo, el médico de cabecera es el profesional sanitario al que con mayor frecuencia los pacientes acudirían como primera opción, seguidos de los farmacéuticos y los dermatólogos. En la práctica, cerca del 50 por ciento de los encuestados consultan al farmacéutico a causa de los problemas dermatológicos relacionados con su actividad laboral, más de la mitad de los trabajadores se enfrentan a los síntomas sin acudir a la consulta de un especialista.

Entre quienes sí lo hacen, más del 75 por ciento de los encuestados declaran haber tardado una semana o más en acudir un profesional para abordar los problemas dermatológicos relacionados con su actividad laboral.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Dermatología.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.