El dolor de cuello evoluciona mejor entre quienes duermen bien

Canal: Bienestar

Un estudio analiza la relación entre el dolor de cuello y la calidad del sueño.

woman who has chest pain
Enfermedades y patologías relacionadas: Latigazo cervical

Los pacientes en los que el dolor de cuello o espalda se convierte en crónico representan un problema clínico, social y económico de primera magnitud: tan sólo el 20% de los casos más crónicos causan el 80% de los costes totales que generan las dolencias del cuello y la espalda mundialmente,  y cuanto más dura el dolor más difícil resulta curarlo. El mal estado de la musculatura y ciertos genes pueden aumentar el riesgo de que el dolor cervical se convierta en crónico, pero, hasta la fecha, se desconocía qué otros factores influyen en su evolución.

Para analizar la relación entre el dolor cervical y la calidad del sueño, la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) ha desarrollado un estudio en el que 422 pacientes han sido evaluados durante tres meses por médicos y fisioterapeutas de 32 centros sanitarios de doce comunidades Autónomas.[1]

Sus resultados demuestran que el 62,7% de los pacientes con dolor cervical tienen una mala calidad de sueño, y que la probabilidad de que el dolor no mejore es un 191,1% mayor entre quienes tienen la peor calidad de sueño posible que entre aquellos que duermen bien (descontando el efecto de todos los demás aspectos que pueden influir en la evolución del dolor, tales como la edad, factores psicológicos -como la depresión o el catastrofismo-, la intensidad del dolor, el grado de discapacidad o los tratamientos recibidos).

El Dr. Francisco Kovacs, director de la REIDE y primer autor del estudio, señala que “en este estudio participaron pacientes agudos, subagudos y crónicos, y los resultados demuestran que la mala calidad del sueño se asocia a un peor pronóstico desde las fases más precoces del dolor, lo que resalta la importancia de este factor y la conveniencia de estudiar si mejorar la calidad de sueño reduce el riesgo de que el dolor se convierta en crónico”.

La Fundación Kovacs ha sido la entidad que ha financiado íntegramente el estudio. Así, se asegura la imparcialidad de los resultados de una investigación que no cuenta con la participación de la industria sanitaria ni otras entidades con ánimo de lucro.

El Prof. Jesús Seco, médico y fisioterapeuta de la Universidad de León y coautor del estudio, explica que “la calidad de sueño se ha determinado en función de la percepción del paciente, lo que incrementa la utilidad de este estudio en la práctica clínica rutinaria en la que no se suelen usar aparatos complejos de medición. Además, muchos de los pacientes estudiados tenían un dolor poco intenso, y es probable que la asociación entre su evolución y la calidad de sueño sea todavía más fuerte entre los pacientes más afectados”.

La calidad de sueño se asocia con el pronóstico del dolor, pero no con la evolución de la incapacidad (es decir, de la restricción de las actividades cotidianas que impone el dolor), y la asociación entre calidad de sueño y evolución del dolor no varía en función de factores psicológicos, como el grado de depresión o la intensidad de los pensamientos catastrofistas. Eso sugiere que dormir mal probablemente desencadene mecanismos biológicos que facilitan la persistencia del dolor, por lo que mejorar la calidad del sueño podría mejorar la evolución del dolor. Futuros ensayos clínicos deben confirmar esa posibilidad comprobando si, en los pacientes con dolor cervical y mala calidad de sueño, tratar ésta ayuda a mejorar aquél.

Metodología

En el estudio han participado 422 pacientes, cuya evolución ha sido evaluada por médicos y fisioterapeutas de 32 centros sanitarios de 12 Comunidades Autónomas; consultas médicas de 14 Centros de Atención Primaria y 10 servicios hospitalarios (8 de hospitales pertenecientes al Sistema Nacional de Salud y 2 a Fundaciones que trabajan para el Sistema Nacional de Salud), y 8 consultas privadas de fisioterapia.

En todos los pacientes se usaron instrumentos previamente validados para determinar, al ser reclutados y 90 días después, variables socio-demográficas (edad, sexo, nivel académico, situación laboral, etc.), clínicas (intensidad y duración del dolor cervical y del irradiado al brazo, grado de incapacidad, calidad del sueño, enfermedades concomitantes, tratamientos recibidos, etc.), y psicológicas (intensidad de los pensamientos catastrofistas, depresión, etc.). La calidad del sueño se midió con una escala de 21 puntos, en la que “0” corresponde a la mejor calidad posible, y “21” a la peor.

Se realizó un análisis multivariante con regresión logística para identificar las variables que se asociaron a la evolución del dolor, el grado de incapacidad y la calidad del sueño, ajustando por las eventuales diferencias en todas las demás variables (edad, sexo, factores psicológicos, tratamientos recibidos, etc.).

Por cada punto adicional en la escala de calidad de sueño, se reduce un 9,1% la probabilidad de que tres meses después el dolor cervical haya mejorado, con independencia de su intensidad, de que el paciente esté deprimido, de cuáles sean los tratamientos que reciba o de los demás factores que pueden influir en su evolución. Así, entre aquellos pacientes cuya calidad de sueño es la mejor posible (0 puntos), la probabilidad de que mejore su dolor cervical es un 191,1% mayor que entre quienes tienen la peor calidad de sueño posible (21 puntos en la escala correspondiente).

[1]     Kovacs FM, Seco J, Royuela A, Melis S, Sánchez C, Díaz-Arribas MJ, Meli M, Núñez M, Martínez-Rodríguez ME, Fernández C, Gestoso M, Mufraggi N, Moyá   J, Rodríguez-Pérez V, Torres-Unda J, Burgos-Alonso N, Gago-Fernández I, Abraira V. Patients with neck pain are less likely to improve if they suffer from poor sleep quality. A prospective study in routine practice. Clin J Pain 2015 31(8):713-21.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.