El cigarro, tu ´amigo´ menos glamouroso

Apartar el tabaco de la vida de un fumador no es tarea fácil pero tampoco imposible. Prueba de ello es que desde principios del 2006, más que 500.000 españoles han logrado romper con la dependencia del cigarro, para muchos de ellos una perniciosa amistad que ya duraba demasiado. Sin embargo, el resto siguen ligados al tabaco, un vínculo emocional aparéntemente difícil de romper, según un estudio de Nicotinell Novartis Consumer Health.

Enfermedades y patologías relacionadas: Adicciones, Tabaquismo

Además de la dependencia física de la nicotina, los fumadores mantienen un fuerte vínculo emocional con el cigarro y cuando se plantean vivir sin fumar, les parece que “pierden su identidad”.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio de Nicotinell Novartis Consumer Health que ha conseguido desnudar y poner sobre la mesa las dificultades emocionales de 2.200 fumadores de todo el mundo para decir adiós al tabaco para siempre.

La identificación con el tabaco es tan fuerte que mantienen el hábito aún siendo conscientes, en dos de cada cinco casos, de los riesgos que comporta para la salud. Y es que, gran parte de los entrevistados cree que el fumar “forma parte de su vida social”.

De hecho, siete de cada diez personas entrevistadas confiesan que se plantearían dejar de fumar si con ello “no tuvieran que modificar sus relaciones sociales”.

Por contra, para los especialistas no hace falta cambiar de hábitos ni de estilo de vida, sólo hay que tener muy claras las ventajas de una vida libre sin tabaco y afrontar la ansiedad propia de los primeros días de abstinencia con tratamientos eficaces.

Un ejemplo de ellos es la Terapia Sustutiva con Nicotina que, siempre bajo prescripción del médico o el consejo del farmacéutico, consiste en sustituir la pérdida de nicotina en el organismo que se produce al dejar de fumar, por una dosis proporcionada por una fuente alternativa, como los chicles o los parches nicotina.

Unas cuantas razones para dejarlo

Tras 48 horas sin fumar comienza a disminuir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio. Al segundo día sin tabaco, mejora el olfato y el sentido del gusto por los alimentos, resulta más fácil respirar y aumenta la energía. Y esto es sólo el principio, asegura el doctor José Castillo Gómez, jefe del servicio de neumología del Hospital Virgen del Rocío y presidente de la Fundación Coll Colomé.

Para empezar, la salud de tu corazón va a mejorar. Está demostrado que el tabaquismo aumenta el riesgo de patologías cardiovasculares que pueden desencadenar un infarto de miocardio, advierte el doctor Castillo. Esto se debe “a la cantidad de sustancias nocivas que incorpora un cigarro que van minando las arterias, que se endurecen día a día hasta producir una grave obstrucción del torrente sanguíneo. Y si la sangre no llega al corazón u a otro órgano vital se produce, inevitablemente, una parada cardiaca”, alerta este especialista.

Pero no sólo tu corazón se resiente. El consumo de tabaco es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades respiratorias. Y son, nuevamente, las sustancia nocivas del tabaco las que, al inhalarlas, “producen una inflamación de la vía aérea -tráquea y bronquios- que van causando cicatrices que obstruyen los bronquios (bronquitis crónica) o los destruye (enfisema pulmonar o, incluso, cáncer de pulmón)”, alerta el especialista. Por lo que, dejar de fumar representa “una manera eficaz de prevenir graves patologías como la apnea del sueño, el asma o la EPOC, entre otras”, concluye el doctor Castillo. ¿Necesitas más razones para dejarlo?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.