El cáncer de mama en España, a examen

El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) ha presentado los resultados de la primera fase de su estudio El Álamo, que ha seguido la evolución de mujeres diagnosticadas entre 1990 y 1993 en 32 hospitales españoles. Este proyecto aumentará el conocimiento que las pacientes tienen sobre la enfermedad.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, Cáncer de mama

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer y el tumor más diagnosticado entre las mujeres en España, con unos 15.000 nuevos casos cada año. Y sin embargo, no existía hasta hace poco un registro de información que recogiera datos fiables sobre el diagnóstico y evolución de las pacientes. De momento, ni siquiera se tienen datos fiables de incidencia, aunque se calcula que entre una de cada 11 y una de cada 20 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida.

Para acabar con estos interrogantes, el GEICAM puso en marcha el proyecto El Álamo, según su presidente, el doctor Miguel Martín, “el primer informe epidemiológico extenso sobre cáncer de mama en España”. Sus resultados, en su opinión, serán “de gran utilidad no sólo para los médicos, sino también para las mujeres y las autoridades sanitarias”. Entre otros aspectos, el estudio pretende arrojar luz sobre cuántas mujeres podrían tener un cáncer de mama en España a lo largo de su vida, las medidas de abordaje terapéutico que se emplean y cuáles de ellas son más eficaces.

En su primera fase, El Álamo ha contado con la participación de 32 hospitales de 19 comunidades autónomas y ha incluÍdo 4.532 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama invasivo entre los años 1990 y 1993. La gran mayoría de las enfermas estudiadas en este periodo no fueron tratadas con los nuevos agentes antitumorales, “por lo que será de gran interés comprobar en futuros análisis si la llegada de estas terapias impacta de manera significativa en la supervivencia de las pacientes”, añade el doctor Martín.

También ha cambiado el perfil de la paciente, según el presidente del GEICAM, “cada vez son más jóvenes, debido posiblemente a factores como la fecha de la primera menstruación en edad más temprana y por la fecha de nacimiento del primer hijo, posterior a los 30 años”. Estas evidencias, según los especialistas reunidos en El Álamo, deberían ayudar a impulsar el rebajar la edad de aplicación de los screenings de cáncer de mama. Hoy las autoridades sanitarias recomiendan que las mujeres se hagan una revisión a los cincuenta años, aunque este grupo recomienda que se hagan a partir de los cuarenta.

Primeros resultados

La primera observación importante que ha hecho el estudio es que durante este periodo, a principio de los noventa, el índice de cirugías conservadoras era muy bajo frente a la mastectomía o extirpación de la mama. Según el doctor Martín, este hecho “debe hacernos reflexionar, ya que la evidencia científica demuestra que ambas opciones tienen muy similar resultado terapéutico y una cirugía conservadora será siempre menos traumática para la paciente”.

En cuanto a la edad en que eran diagnosticadas, un tercio de las pacientes conocía su enfermedad antes de cumplir los 50 años. Y de las mujeres diagnosticadas, una de cada cinco presentó tumores localmente avanzados en el momento del diagnóstico, “una cifra excesiva para un país europeo” lamenta Martín, que podría explicarse por el desconocimiento o miedo que demora el diagnóstico, “por lo que percibimos que existe una necesidad evidente de campañas de divulgación sobre la enfermedad entre la población femenina”.

Pacientes mejor informadas

A la presentación de los primeros resultados de El Álamo acudieron dos de los principales colectivos de pacientes con cáncer de mama. Según María Granados, de la Federación Española de Pacientes con Cáncer de Mama (FECMA), “a las pacientes se les da información, pero a veces ésta no es suficiente, por lo que es fundamental que puedan acceder a datos como los que ofrece ahora GEICAM”.

Un ejemplo de la necesidad de información es la cirugía de mama. “Si el oncólogo ofrece a la paciente la opción de una mastectomía, la paciente la va a preferir -aunque las consecuencias psicológicas de la pérdida de la mama sean duras de llevar- porque considera que si le extirpan la mama le extirpan también y para siempre el tumor”, explica Granados. Pero el médico debe explicarle que esto no es necesariamente así, sino que una cirugía conservadora también puede darle la misma seguridad.

En estos momentos, el GEICAM está llevando a cabo la segunda fase de El Álamo, correspondiente a pacientes diagnosticadas entre 1994 y 1997. Otros interrogantes que se pretenden resolver son: ¿está España al nivel de otros países de su entorno en cuanto al manejo del cáncer de mama? ¿Se diagnostica la enfermedad a tiempo? ¿Cómo se trata este tipo de tumor en nuestro país? ¿Se siguen las guías terapéuticas internacionales? ¿Cuál es la media de supervivencia entre las españolas frente al cáncer de mama? ¿Cómo responden a la terapia? ¿Qué tipo de cirugías se practican y cuáles son las más favorables tanto para el control de la enfermedad como para la tranquilidad y emociones de las pacientes?

Según el doctor Martín “España es uno de los países del mundo donde mejor se trata el cáncer de mama. Esta afirmación no es gratuita. Es cierta y se debe a la calidad de la Sanidad en España y, particularmente, de la oncología. Una situación que hace que hoy las pacientes de todas las comunidades autónomas son tratadas con unos estándares mínimos aceptables”.

Más información en la web del GEICAM

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.