El cáncer de mama, cada vez en mujeres más jóvenes

Una incidencia que va a aumentando cada año como consecuencia del retraso en la maternidad y los cambios sociales y culturales.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer de mama, General

Casi una de cada tres mujeres españolas con cáncer de mama tiene menos de 50 años (el 31%), una incidencia que va a aumentando cada año como consecuencia del retraso en la maternidad y los cambios sociales y culturales, según ha puesto de manifiesto el estudio Álamo III, realizado por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM).

La investigación, realizada sobre 10.675 pacientes de 35 hospitales durante 1998-2001, ha desvelado que el 18,6 por ciento de las pacientes tiene menos de 45 años. Un dato que se explica también por el hecho de que la edad en la que las mujeres deciden tener a su primer hijo se ha retrasado hasta los 31,2 años, anulando así el efecto protector que tiene el embarazo contra el cáncer de mama.

En concreto, del 65 por ciento de las mujeres estudiadas, sólo un 5 por ciento fue madre antes de los 20 años, lo que se identificó con un menor riesgo de padecer cáncer de mama, mientras que cerca de un 14,4 por ciento de las mujeres dio a luz a su primer hijo ya cumplidos los 30 años.

“La edad del primer embarazo es fundamental a la hora de prevenir este tumor”, ha comentado la jefa de del servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia y vocal de la Junta Directiva de GEICAM, Ana Lluch, quien ha alertado de que los tumores en las mujeres más jóvenes suelen se más agresivos que en aquellas que ya no están en edad reproductiva.

No obstante, otro de los principales problemas relacionados con este aumento de la incidencia es que para estas mujeres no suelen estar indicadas las mamografías, debido a que en estas edades el tejido mamario es muy denso y, por tanto, no permite ver a través de esta prueba la posibilidad de padecer, o no, un tumor en las mamas.

Por otra parte, el III estudio Álamo ha destacado también que la supervivencia por este cáncer en España está por encima de la media europea y, tal y como ha confirmado la experta del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, Marina Pollán, actualmente más del 87 por ciento de las pacientes sobreviven a los cinco años.

Esta supervivencia se explica por el hecho de que hay una mayor concienciación social sobre la importancia que tiene que las mujeres a partir de los 50 años acudan cada año a realizarse una mamografía y, además, por los avances que se han producido en los tratamientos y en la facilidad de acceso a los mismos.

En este sentido, la presidenta del PP de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha contado su experiencia como paciente de cáncer de mama y ha asegurado que la prueba de la mamografía fue la que ha permitido que actualmente se haya curado. “Si estoy aquí y estoy viva es porque me hice esa revisión. Prevenir siempre es importante y buscar un diagnóstico precoz es fundamental”, ha aseverado.

Aumentan un 15% los casos de cáncer de mama detectados en estadio I

La importancia del diagnóstico precoz se ha plasmado también en el estudio, donde se muestra que en los últimos diez años el porcentaje de mujeres con cáncer de mama avanzado (estadio III) ha descendido un 3 por ciento, al mismo tiempo que ha aumentado casi un 15 por ciento el número de tumores más pequeños (estadio I).

Todo ello hace que aumente la supervivencia de estas pacientes y, por ende, su calidad de vida. Y es que, según ha recordado el presidente de GEICAM, Miguel Martín, el cáncer de mama afecta a una de cada ocho familias, por lo que es un tumor que “no es individual” y perjudica, por tanto, a todo el ámbito familiar.

Por otra parte, la investigación ha subrayado los avances en investigación y tratamiento que se produjeron desde el año 1998 hasta el 2001 como, por ejemplo, la determinación inmunohistoquímica de los receptores, cuyo uso ha permitido identificar a las pacientes resistentes a los tratamientos y estudiar los mecanismos que provocan la adaptación del tumor al mismo.

Disminuyen las pacientes sin tener determinados los receptores hormonales

“Hoy en día tenemos claro que la determinación de los receptores hormonales, así como de HER2/neu en cáncer de mama, se debe hacer en todos los pacientes, ya que tanto el tratamiento hormonal como las terapias dirigidas antiHER2 aumentan la supervivencia cuando se administran a los pacientes adecuados”, ha recalcado Lluch.

En concreto, con respecto al estudio Álamo I (1990-1993) se aprecia un descenso de un 27,9 por ciento en el número de pacientes que no tenían determinados los receptores hormonales, porcentaje que disminuyó al 19 por ciento en el Álamo II‘ (1994-1997) y que volvió a descender en el Álamo III hasta el 8,1 por ciento.

Respecto a la determinación del HER2/neu, la situación es “bien diferente” ya que, según explica Lluch, se ha determinado una proporción “pequeña” de la población (35,7%), debido al periodo de diagnóstico de estos casos, dado que su determinación no se había incorporado de forma rutinaria a la práctica clínica en España en aquella época.

“Ya no tratamos a las pacientes por el estado de la enfermedad sino por las características biológicas de la enfermedad. Gracias a las nuevas tecnologías hemos podido comprender mucho mejor su biología y se ha podido clasificar a las pacientes ya que no todas son iguales”, ha comentado para informar de que hasta el 20 por ciento de la población es candidata a someterse a un test genético.

Aumento de la cirugía conservadora

La investigación ha mostrado también que cada vez hay más mujeres que se someten a una cirugía conservadora. Además, la biopsia selectiva del ganglio centinela se practica de forma mucho menos habitual (6%). Sin embargo, la doctora Lluch ha avisado de que esta técnica no estaba implantada de forma generalizada en la época de estudio, por lo que habría que esperar a ver las futuras ediciones del mismo.

Asimismo, el uso de la radioterapia se ha incrementado un 11 por ciento y el 92,2 por ciento de las pacientes con cirugía que participaron en la investigación lo recibieron. Además, ha aumentado el uso de la quimioterapia como tratamiento complementario para detectar el tumor.

En concreto, el 45 por ciento de las pacientes diagnosticadas en estadio I, el 80 por ciento de las estadio II y el 86 por ciento de las de estadio III recibieron la quimioterapia sola o en asociación con terapia endocrina, cifras ligeramente superiores a las obtenidas en el periodo 1990-2007, que fueron de 34 por ciento, 69 por ciento y 77 por ciento para los estadios I, II y III, respectivamente.

Del mismo modo, se ha observado un incremento en la utilización de la hormonoterapia, debido, a juicio de los especialistas, a la mayor proporción de pacientes con determinación de receptores hormonales.

Finalmente, la secretaria de la Junta Directiva de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), Josefa Madrid, ha recordado que la mayor supervivencia al cáncer se obtiene aplicando innovación y nuevos conocimientos, por lo que ha solicitado que no se disminuyan los esfuerzos en materia de investigación, ni las campañas de detección precoz.

Descubre más artículos sobre Cáncer de mama en el canal Salud Mujer.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.