El ácido acetilsalicílico reduce el riesgo de sufrir un primer infarto

El AAS o ácido acetilsalicílico puede prevenir la aparición de un primer infarto en personas que padezcan factores de riesgo cardiovascular como hipertensión, obesidad o diabetes, cuando se administra junto con un tratamiento específico para combatir todas estas enfermedades. Esta es la principal conclusión de un estudio publicado por la revista The Lancet.

Enfermedades y patologías relacionadas: Infarto / Angina de pecho

En este estudio, realizado por investigadores italianos del Instituto de Investigación Farmacológica Mario Negri de Milán, el Consorcio Mario Negri Sud en Santa María (Imburo) y el Centro de Estudio e Investigación en Medicina General de Monza, participaron personas que padecían factores de riesgo cardiovascular como hipertensión, obesidad, antecedentes familiares de infarto de miocardio o edad avanzada. Los pacientes recibieron 100 mg/día de ácido acetilsalicílico junto con el tratamiento que seguían para tratar sus factores de riesgo, durante un período de tres a seis años.

El estudio ha permitido conocer la eficacia del ácido acetilsalicílico en la prevención de enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, la enfermedad arterial periférica y el accidente isquémico transitorio. Estas enfermedades, consideradas menores, causan más de 17 millones de muertes cada año en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En España, según explica el doctor Luís Masana, presidente de la Sociedad Española de Arterioesclerosis, “estas enfermedades continúan siendo las primeras causas de mortalidad. De todas las muertes que se producen, el 40 por ciento son debidas a enfermedades cardiovasculares. Esto es muy superior, por ejemplo, a todos los casos de cáncer juntos.”

La prevención se convierte, por tanto, en la mejor arma en la lucha contra estas enfermedades. Así, la ingesta de la dosis adecuada de ácido acetilsalicílico se ha convertido en un aliado de la buena salud, pero también es necesario modificar nuestros hábitos de vida. En este sentido, la Sociedad Española de Arteriosclerosis, la Sociedad Española de Medicina Interna y la Liga para la Lucha contra la Hipertensión Arterial, en su informe “Recomendaciones para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular”, aconsejan:

-Dejar el tabaco o evitar iniciarse en el hábito de fumar, ya que se estima que el tabaco es el responsable del 30% de las muertes coronarias.

-Evitar el sobrepeso.

-Reducir el consumo de alcohol.

-Conocer la concentración de colesterol en sangre: si es inferior a 200 mg/dl, se considera que el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares es bajo.

-Conocer los niveles de tensión arterial: se consideran niveles normales los inferiores a 130 mm/Hg en la tensión sistólica, e inferiores a 85 mm/Hg en la tensión diastólica.

-Realizar ejercicio físico aeróbico: se recomienda ejercicio moderado, no agotador, durante el tiempo libre, con sesiones de 20-30 minutos a días alternos, o bien caminar durante una hora diaria.

-Consumir una dieta saludable y equilibrada: que aporte suficientes calorías para cubrir las necesidades energéticas de los individuos sanos, pero que evite o corrija el sobrepeso; que tenga un efecto beneficioso sobre los lípidos plasmáticos (colesterol); que prevenga el desarrollo de hipertensión y que aporte suficientes minerales, oligoelementos y vitaminas.

-Conocer la historia familiar de enfermedad cardiovascular.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.