Diabetes y enfermedad cardiovascular, una combinación mortal

Un 80 por ciento de las personas diabéticas son propensas a morir como consecuencia de un problema cardiovascular y tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular, si se compara con las personas no diabéticas.

Enfermedades y patologías relacionadas: Ictus, Infarto / Angina de pecho, Diabetes

Según muestran algunos estudios epidemiológicos recientes, los pacientes con diabetes tipo 2 sin antecedentes de enfermedad coronaria previa presentan un riesgo de infarto de miocardio y de mortalidad parecida a las personas no diabéticas que ya han padecido un evento de este tipo.

Los expertos advierten que la epidemia de la diabetes, que afecta a más de 150 millones de personas en el mundo, aumentará el número de muertes por enfermedades cardiovasculares. “La diabetes que podría afectar a 300 millones de personas dentro de 25 años acarreará evidentemente un aumento considerable de la morbilidad de las enfermedades cardiovasculares”, aseguran desde la Federación Internacional de la Diabetes (FID).

Los diabéticos tienen un riesgo entre dos y cuatro veces mayor de desarrollar una enfermedad cardiovascular. Asimismo, la diabetes aumenta el riesgo de paro cardíaco, de accidente vascular cerebral y de muerte súbita, además de causar ceguera, problemas renales y amputaciones.

La aparición de estas patologías se ve favorecida también por la presencia de otros factores de riesgo como la hipertensión arterial, la obesidad y el tabaquismo. Los datos muestran que la coexistencia de estos factores es bastante habitual, así por ejemplo un 40 por ciento de los diabéticos son hipertensos, más del 60 por ciento tienen sobrepeso y un 16 por ciento son fumadores.

“Hay que combatir los factores de riesgo de la diabetes y de las enfermedades cardiovasculares” en particular los relativos al modo de vida, “tenemos que actuar urgentemente antes de asistir a una explosión mundial de enfermedades cardiovasculares”, afirma el profesor George Alberti, presidente de la FID. Por este motivo, la actuación preventiva se centra en alentar a los pacientes a adoptar una alimentación equilibrada, hacer ejercicio físico, no fumar y supervisar su tensión arterial con el objetivo de prevenir la aparición de la diabetes y de las complicaciones que ésta conlleva.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.