Diabetes y enfermedad cardiovascular

Estados Unidos lanza una agresiva campaña para concienciar a los pacientes diabéticos de los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares y enseñarles qué deben hacer para evitarlas.

Los ataques de corazón e infartos son la principal causa de muerte de los diabéticos, por lo que la American Diabetes Association (ADA) ha intensificado en los últimos años la investigación de la relación entre diabetes y enfermedad cardiovascular, arrojando resultados cada vez más útiles. De acuerdo con el último estudio Epidemiología de las Intervenciones y Complicaciones de la Diabetes (EDIC), los altos niveles de glucosa en la sangre son una de las causas en el desarrollo de arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias), elevando el riesgo de estos pacientes de sufrir una enfermedad coronaria e infarto.

Este estudio, después de seguir a pacientes con diabetes tipo 1 durante 12 años ha concluido que los pacientes que controlan sus glucosa sanguínea tienen un riesgo significativamente menor de sufrir arteriosclerosis, según el doctor David M. Nathan, coordinador del EDIC e investigador de la Harvard Medical School.

Ante estas evidencias, el Plan Nacional de Educación de la Diabetes (NDEP) norteamericano ha lanzado una nueva campaña para concienciar a los diabéticos de los riesgos de enfermedad cardiovascular y darles una serie de consejos para reducirlos.

El ABC para evitar las enfermedades coronarias

“Si eres diabético, tienes el mismo riesgo de sufrir un ataque al corazón que una persona no diabética que ya ha sufrido uno”, advierte el doctor Charles Clark, portavoz del NDEP, quien añade que “la probabilidad de fallecer de un primer ataque al corazón en un diabético es la misma que la de fallecer en un segundo ataque para un no diabético”.

Los especialistas subrayan el manejo de tres indicadores esenciales para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e infarto en diabéticos: el nivel de azúcar en la sangre, la presión sanguínea y los lípidos en la sangre, incluidos el colesterol y los triglicéridos. Y para conseguirlo, defienden un ABC del paciente diabético consistente en:

A: El test de medición del nivel de glucosa en la sangre (A1C).

B: El control de presión sanguínea.

C: El control del colesterol.

Tres ítems que “pueden cambiar la vida al paciente con diabetes”, según el doctor Frank Vinicor del NDEP, para conseguir que “los devastadores efectos de las enfermedades cardiovasculares no ocurran a los pacientes con diabetes”. Además, los autores del estudio piden que los pacientes exijan a sus médicos que les hagan tres preguntas sobre este ABC:

- ¿Cuáles son mis niveles de glucosa en sangre, presión sanguínea y colesterol?

- ¿Cuáles son los niveles objetivo que debo conseguir en estos tres parámetros?

- ¿Qué debo hacer para conseguir mis niveles óptimos en estos tres parámetros?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.