Deporte sí, pero no a cualquier precio para la salud

Los profesionales médicos advierten del riesgo que supone practicar deporte por cuenta ajena y sin control médico y han recordado que esta práctica puede derivar en graves enfermedades cardiovasculares.

Enfermedades y patologías relacionadas: Infarto / Angina de pecho, General

Y es que estas patologías son el origen de entre el 74 y el 94 por ciento de las muertes súbitas, que suceden durante las 24 horas posteriores a la actividad física y que, como consecuencia, se han convertido en uno de los aspectos clínicos de mayor preocupación en la práctica profesional de los médicos del deporte.

No obstante, los profesionales de la Unidad de Medicina Deportiva (UMD) del Hospital Sant Rafael de Barcelona, comentan que las personas de más de 35 años y aquellas con más de dos factores de riesgo cardiovascular como, por ejemplo, colesterol, tabaquismo o hipertensión arterial, son las que presentan un riesgo más elevado.

Concretamente, según datos de la última encuesta de 2010 sobre los hábitos deportivos en España, realizada por el Consejo Superior de Deportes y el Centro de Investigaciones Sociológicas, el 75 por ciento de las personas practicantes afirman hacer deporte por su cuenta y solo un 19 por ciento lo hacen como actividad de un club, asociación, organización o federación.

Actualmente existe una tendencia creciente de personas que salen a correr por su cuenta, sin que previamente hayan pasado una revisión médica que determine el nivel de intensidad que su cuerpo puede soportar en el momento de hacer ejercicio. Por ello, los reconocimientos son el mejor método para identificar de manera precoz las alteraciones sugestivas de patología cardiovascular.

“Hacer deporte es sano, sin embargo, a partir de un cierto nivel de intensidad y, sobretodo, cuando se practica deporte de competición, es muy importante hacerse revisiones periódicas que evalúen posibles riesgos, como enfermedades cardiovasculares y que, a la vez, permitan controlar y mejorar el entrenamiento que se está siguiendo”, explica el médico especialista en Medicina del Deporte del Hospital Sant Rafael, Joan Bosch.

Aumento de maratones, triatlones y carreras populares

En este sentido, Bosch recuerda que en los últimos años han ganado protagonismo competiciones como las maratones, los triatlones o las carreras populares, donde los participantes que ponen a prueba sus límites físicos “sin prepararse adecuadamente ni valorar el riesgo que esto conlleva”. Este hecho, prosigue, provoca que en este tipo de acontecimientos se produzcan lesiones, desmayos, arritmias y, en el peor de los casos, muertes.

Por este motivo, los expertos recomiendan realizar una serie de controles que consisten en un reconocimiento básico del individuo –talla, peso o grado de flexibilidad– y una realización de un electrocardiograma de reposo, avalado por la Federación Española de Medicina del Deporte como la técnica preventiva más efectiva.

Asimismo, si la persona quiere planificar un entrenamiento o la revisión se hace a un federado, el estudio se acompaña de un electrocardiograma de esfuerzo con la colocación de pequeños electrodos repartidos por el cuerpo, brazos y piernas para medir e interpretar la respuesta del corazón durante una actividad o esfuerzo mientras el individuo se mueve sobre una bicicleta estática o un andador mecánico.

En este sentido, la UME del Hospital Sant Rafael cuenta, además, con la ventaja de estar integrada en el mismo centro hospitalario, de manera que la detección de cualquier anomalía puede ser consultada directamente con otras especialidades del Servicio de Rehabilitación, como fisioterapeutas u otros profesionales de los servicios de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Medicina Interna, Cardiología, Psicología, Laboratorio, Diagnóstico para la Imagen, entre otros.

Según informan desde la UME, sólo el 2 por ciento de los usuarios son personas que, de manera voluntaria, quieren conocer su estado de salud y establecer parámetros para programar el entrenamiento o seleccionar la práctica deportiva que les sea más adecuada. El 98 por ciento restante son deportistas federados, la gran mayoría jugadores de fútbol ya que, de acuerdo con la normativa de la Federación Catalana de Fútbol, están obligados a someterse a una revisión reglada para obtener un certificado de aptitud médica para poder competir.

Hacer deporte es sano, si se practica de forma controlada

No obstante, la práctica regular de ejercicio ayuda que el cuerpo se adapte mejor cada vez que se repite ya que los músculos se fortalecen, se mejora la resistencia corporal, la circulación cardiaca aumenta y la respuesta inmune se estimula, entre otros beneficios.

Sin embargo, factores como la herencia familiar o la edad juegan un papel destacado en el momento de determinar hasta qué punto el individuo es capaz de realizar ejercicio, puesto que, con el tiempo, las habilidades físicas se deterioran y los riesgos son más elevados. “Es muy habitual que personas que hicieron deporte durante la juventud retomen la actividad a una edad más avanzada, pensando que pueden alcanzar el mismo nivel que cuando tenían 20 años y sometiendo el cuerpo a sobreesfuerzos peligrosos”, asegura Bosch.

Desde el centro recomiendan que este colectivo se someta a controles medico-deportivos al menos una vez cada dos años, dependiendo de la edad. “De la misma manera que para renovar el carné de conducir la frecuencia de las revisiones médicas obligatorias aumenta con el paso de los años, para seguir practicando deporte la frecuencia de los controles debería intensificarse a medida que la persona se van haciendo mayores”, indica el doctor Bosch.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.