Cuatro de cada diez mujeres padecen osteoporosis

En España cuatro de cada diez mujeres postmenopáusicas padecen osteoporosis y esta cifra aumenta hasta el 50 por ciento en las mujeres de más de 75 años. Así lo muestran los datos de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO). A pesar de ser una de las enfermedades con mayor incidencia entre la población, junto con el cáncer y las patologías cardiovasculares, sigue siendo una enfermedad que no se trata en muchos casos.

Enfermedades y patologías relacionadas: Osteoporosis

La osteoporosis, que literalmente quiere decir hueso poroso, se caracteriza por la existencia de una masa ósea débil. Esto facilita la fractura del hueso ante una caída o traumatismo de poca importancia. El doctor Aurelio Rapado, presidente de FHOEMO, afirma que la osteoporosis afecta en España a más de tres millones y medio de personas, lo que supone unos gastos directos de más de 40.000 millones de pesetas y además es la causa de la ocupación de una tercera parte de las camas de las unidades hospitalarias de traumatología.

El diagnóstico de esta enfermedad y, en consecuencia, su tratamiento todavía está a un nivel por debajo de lo deseable. “El hecho de que muchas mujeres no son conscientes del riesgo y no buscan por ello consejo y tratamiento, añadido a que los médicos pueden no considerar la osteoporosis una prioridad entre la gente mayor, y el acceso limitado a los densitómetros (aparato para medir el contenido mineral del hueso), puede explicar ese bajo nivel de diagnóstico y tratamiento”, explica el doctor Pierre D. Delmas, presidente de la Fundación Internacional de Osteoporosis. Según un estudio mencionado por el doctor Delmas, tan sólo el 19 por ciento de las mujeres que sufren fracturas reciben un tratamiento contra la osteoporosis.

Uno de los datos que se han dado a conocer últimamente es que la osteoporosis es una enfermedad que progresa muy rápidamente, por ello resulta necesario desarrollar fármacos que actúen lo antes posible ante la enfermedad. Se sabe que más del 20 por ciento de las pacientes que sufren una fractura vertebral y no reciben un tratamiento adecuado vuelven a padecer otra fractura en menos de un año. La evaluación de mujeres postmenopáusicas que reciben solamente un suplemento de calcio y vitamina D tras sufrir una fractura vertebral demuestra el alto riesgo de padecer nuevas fracturas en poco tiempo.

Nuevos fármacos

Según el doctor Rapado, en el ámbito de la terapia farmacológica “se ha producido un cambio muy importante en los últimos cinco años, ya que hasta entonces sólo disponíamos de las hormonas femeninas y los derivados del calcio. La aparición del grupo terapéutico de los bifosfonatos ha supuesto un avance muy importante en lo que a prevención de fracturas y mantenimiento de la masa ósea se refiere”.

Este nuevo fármaco ha mostrado eficacia en la reducción significativa del riesgo de fractura en menos de un año. El doctor Marcus Seibel, de la Universidad de Heidelberg (Alemania), explica que “los últimos estudios nos han demostrado que el risedronato, además de ser un fármaco con un alto perfil de seguridad, administrado en mujeres que ya han sufrido una primera fractura vertebral, puede reducir en un 65 por ciento el riesgo de que vuelvan a sufrir otra fractura en menos de un año”. Además de este efecto positivo, también reduce el riesgo de fractura de cadera, esto es de gran importancia ya que el 20 por ciento de las personas que sufren este tipo de fractura fallecen en el primer año post-fractura.

Prevención de la osteoporosis

“La prevención de la osteoporosis se debe desarrollar ya desde la adolescencia, si bien a partir de la menopausia será cuando se debe prestar una atención especial al problema”, apunta el doctor Rapado. Los expertos recomiendan fortalecer la masa ósea cuando se está formando, es decir, antes de los veinte años, para ello es fundamental tener una adecuada dieta basada en minerales (como el calcio) y vitaminas, así como la práctica del deporte y la ausencia de consumo de sustancias tóxicas (alcohol y tabaco). Respecto al tabaco, es importante señalar que afecta de dos maneras, reduciendo el número de estrógenos entre las mujeres menopáusicas y disminuyendo la masa ósea.

“Desarrollando estrategias eficaces de prevención y diagnosticando precozmente la enfermedad junto a la utilización de los últimos avances conseguidos en el campo del tratamiento, conseguiremos paliar en gran medida el problema de salud pública que, ante el progresivo envejecimiento de la población, supone actualmente una enfermedad como la osteoporosis”, concluye el presidente de FHOEMO.

Si quiere saber si presenta factores de riesgo ante la osteoporosis, realice este Test de un minuto

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.