Cuatro de cada 10 españoles sufren infecciones o problemas auditivos en verano

Sólo el 22 por ciento de la población utiliza los métodos adecuados para prevenir las dolencias de oído. Y es precisamente en esta época del año cuando más casos de infecciones o problemas auditivos se registran. Usar tapones protectores y secar bien los oídos tras un baño en la playa o la piscina pueden evitarlos.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Debido a las altas temperaturas registradas en verano, playas y piscinas se convierten en las localizaciones más frecuentadas y concurridas por los españoles, aumentando así las infecciones de oído y los problemas de audición entre toda la población.

Por ello, Oi2, especialistas en el cuidado de la audición, ha realizado un estudio para analizar la salud auditiva de los españoles y cómo afecta esta época del año a sus oídos, además de estudiar cuáles son los métodos de higiene y prevención más comunes.

Según este estudio, la humedad ambiental y el agua de piscinas y playas son algunos de los principales causantes de las infecciones leves o severas de oído. Y así lo corroboran los resultados aportados por el sondeo, que revelan que cuatro de cada 10 españoles sufre afecciones o problemas auditivos en verano, frente al resto de la población que asegura no padecer este tipo de dolencias. Pero conviene matizar que cuando hablamos de mujeres el porcentaje es del 44 por ciento, mientras que en el caso de los hombres es un poco inferior, del 35 por ciento.

Con el objetivo de evitar infecciones en los oídos, es imprescindible secar el oído externo con un paño o toallita secos después de cada baño ya que el calor y las aguas no tratadas debidamente pueden propiciar la generación de tapones, causando hongos e infecciones, además de dolor, inflamación y pérdida de audición temporal.

En relación a la adopción de estas medidas preventivas, los españoles suspenden, y mucho, ya que sólo un 22 por ciento de la población asegura secarse los oídos de tal modo, mientras que un 59 por ciento utiliza los bastoncillos, totalmente desaconsejados por los expertos.

Por otra parte, un ocho por ciento opta por los sprays y un cuatro por ciento alterna todas las técnicas citadas anteriormente. Sin embargo, el estudio demuestra que también hay quien ni se molesta en cuidar su higiene auditiva, ya que un siete por ciento de la población asegura no utilizar ningún método para limpiarse o secarse los oídos.

Otro de los aspectos a tener en cuenta para prevenir posibles afecciones en el sentido auditivo durante la época estival es evitar las inmersiones bruscas en la playa o la piscina, ya que éstas pueden ocasionar la entrada de abundante agua en los oídos y provocar este tipo de dolencias.

Por todo ello, Oi2 recomienda usar tapones protectores, que además de ser higiénicos y de fácil limpieza, se adaptan perfectamente al conducto auditivo sin presionarlo y permiten escuchar los sonidos ambientales de forma clara y precisa.

Asimismo, aconsejan secar el oído externo con un paño o toallita secos justo después de cada baño, sumergirse de forma lenta y pausada en el agua, así como acudir a un especialista en caso de notar alguna molestia y realizarse una revisión auditiva al menos una vez al año.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.