Cuando nos damos cuenta de que se nos cae el pelo ya es tarde

Cuando visualmente somos conscientes de que tenemos menos pelo ya hemos perdido el 50 por ciento y por eso ha aconsejado "estar pendientes de ciertos signos como encontrar cabellos en la almohada, el lavabo o el peine cada mañana, por ejemplo, o perder densidad, notar entradas y escasez de cabello en la coronilla", advierte el coordinador médico de Svenson, Juan Carlos Vázquez.

Enfermedades y patologías relacionadas: Alopecia / Calvicie

Cuando se observen estos síntomas (cabellos en la almohada, el lavabo o el peine cada mañana, menos cantidad de pelo en la coronilla o en las entradas), el especialista ha señalado que, en primer lugar, hay que acudir a un especialista “para que sea quien evalúe el caso y recomiende la solución más adecuada”.

Como medidas generales, ha propuesto lavarse la cabeza diariamente con productos de calidad, cepillarse el pelo dos veces al día, evitar el uso abusivo de secadores de pelo, evitar el uso frecuente de planchas de alisado, “usar tintes de cabellos sin amoníaco, preferiblemente las mujeres que desean realizarse un tratamiento de queratina, y evitar la técnica japonesa ya que esta resulta más agresiva para el cabello”.

Además, ha indicado que hay que tener una dieta de alimentación equilibrada, dejar de fumar, si se tiene este hábito, practicar deporte y leer. Según un estudio de opinión de la compañía de salud capilar Svenson, el 18,8 por ciento de los aragoneses padece alteraciones del cabello. En el caso del hombre, el 90 por ciento suele tratarse de alopecia androgenética, lo que conocemos como calvicie común. En cambio, en el caso de la mujer suele ser el 30 por ciento.

Por eso, “la caída del cabello en la mujer se puede considerar como una manifestación de una enfermedad en muchos casos, por lo tanto es recomendable que ante los primeros indicios, acudan a un especialista para que evalúe el caso y recomiende el tratamiento más adecuado”.

¿Cuáles son las causas?

Las causas que originan la caída del cabello, difieren dependiendo del sexo, ha explicado Juan Carlos Vázquez. Así, en los hombres, la alopecia androgenética es la más común.

En el caso de la mujer, son más frecuentes las debidas a la patología tiroidea (hipo e hipertiroidismo), ansiedad, depresión, estrés, deficiencias nutricionales como consecuencias de dietas desequilibradas (dietas milagro), déficit de hierro, postparto, fiebre elevada, secundarias a cirugías importantes, trastornos de ciclo menstrual, hábitos (fumar, uso excesivo de secador del pelo, planchas o tintes), entre otras cosas.

Los principales remedios para afrontar la caída del cabello son “la combinación de medicamentos, Minoxidil y/o Finasterida, con un tratamiento cosmetológico adecuado se ha demostrado como una de las soluciones más eficaces contra la alopecia masculina”, comenta Vázquez.

En el caso de la mujer, el Finasterida y los antiandrógenos “solo pueden ser utilizados en ocasiones muy puntuales”. Esto, “unido a la diversidad de causas que pueden provocarla, ha llevado a numerosos avances en este campo y hoy en día la mujer puede encontrar muchas soluciones a sus problemas capilares, desde tratamientos médico-cosméticos a sistemas de integración capilar”.

Ha agregado que “la capacidad de regenerar pelo, depende única y exclusivamente de que el folículo se encuentre dañado, es decir esté completamente atrófico y por ende ya no exista. En este caso lo único realmente eficaz es el microinjerto de pelo”.

Aspectos psicosociales de la calvicie

La encuesta refleja que el 57,5 por ciento de los aragoneses están preocupados por quedarse calvos. De estos, el principal motivo (46,4 por ciento) es la percepción de envejecimiento que puede provocar la caída del cabello. Además, al 31,2 por ciento les preocupa el hecho de que les pueda otorgar un aspecto menos saludable.

Asimismo, al 11,5 por ciento les hace sentir menos seguros de sí mismos. El resto de los entrevistados relaciona su inquietud con la posibilidad de ver reducido su triunfo profesional o el éxito con la pareja.

Ante la aparición de un problema de pérdida de pelo, el 82,3 por ciento de los aragoneses recurre mayoritariamente a la visita de un especialista, mientras que tan solo el 2,5 por ciento experimenta con remedios caseros. El tres por ciento respondió que acude principalmente a los consejos de familiares y amigos.

A nivel nacional, se subraya la temprana edad en la que la muestra afectada comienza a padecer problemas capilares, pues el 48 por ciento los presenta antes de cumplir los 30 años.

Los datos de este estudio también reflejan cuáles son los problemas más comunes entre la población española: la caspa (15,3%) y la grasa (15,2%), seguido de la caída del cabello (8,3%). Tanto hombres como mujeres siguen esta tendencia, pero ellas se ven más afectadas por problemas de pérdida de volumen y el 18% de los hombres sufre caída del cabello o calvicie.

La encuesta se realizó entre más de 2.000 personas de toda España a través de entrevistas telefónicas realizadas por TNS-GLOBAL, de los que el 3,5 por ciento pertenecían a Aragón. Todos ellos forman parte de una muestra representativa dentro de una franja de edad de entre 15 y 75 años, siendo un 49,8% mujeres y un 50,2% hombres.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.