Controles durante la menopausia

Con la llegada de la menopausia, aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades, como osteoporosis, obesidad, trastornos cardiovasculares, tumores ginecológicos y disfunciones urogenitales. Éste es uno de los temas de debate que se han tratado en la Reunión "Climaterio y menopausia", organizada por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) y celebrada en Pamplona.

Precisamente, una de las conclusiones que se ha extraído del encuentro es que “para prevenir las enfermedades, detectarlas de forma precoz y tratarlas eficazmente es fundamental realizar una serie de controles y revisiones periódicas”, tal y como afirma el doctor Guillermo López García, director del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universitaria de Navarra.

El hecho de que en la actualidad las mujeres tengan una vida completamente activa a los 50 años, hace que aumente la preocupación por su físico, la salud de la piel y el envejecimiento, aspectos relacionados con la falta de estrógenos característica en esta etapa de la mujer, en la que lo más importante para las pacientes es preservar su salud sin deteriorar su imagen física. En este sentido, apunta el doctor López García, “se ha de concienciar a las pacientes de la necesidad de adoptar una serie de hábitos de vida, como tener una dieta equilibrada, evitar la obesidad, no fumar o realizar ejercicio físico, para llegar a una madurez sana”. Y son estos factores los que cada vez reflejan más la importancia de la medicina preventiva.

Un tipo de medicina en que cobran protagonismo los controles y las revisiones periódicas que también han de contribuir a la detección de posibles tumores ginecológicos. Éstos, en cuya detección precoz hay que seguir trabajando, tienen una gran prevalencia y son la primera causa de muerte en la mujer. Así, el cáncer de mama es el más frecuente, seguido del cáncer de endometrio, de cuello de útero y de ovario.

Menopausia y calidad de vida

En conjunto, y cada vez más, los especialistas van teniendo presente la importancia de la calidad de vida y el bienestar de la mujer en la menopausia. De este modo, en el momento de tratar una patología determinada se valoran tanto el bienestar general de la paciente como las distintas posibilidades terapéuticas. “Éste es el caso de la terapia hormonal sustitutiva, cuya prescripción se debe evaluar con cada paciente e individualizar según su historia clínica”, añade el doctor López García.

En muchas ocasiones el concepto de menopausia se confunde con el de climaterio. La palabra menopausia viene del griego “Men”, que significa mes, y “Pausis”, que significa desaparición. Es decir, que el término se refiere al cese o desaparición de la menstruación, lo que suele ocurrir en torno a los 50 años de edad. El climaterio, que se inicia alrededor de los 45 años y finaliza a los 65, al comenzar la senectud, está formado por tres fases: premenopausia (etapa que precede a la menopausia y que dura de dos a ocho años), perimenopausia (periodo inmediatamente anterior a la menopausia en que comienzan las manifestaciones orientativas de que se aproxima la menopausia y que dura como mínimo hasta el primer año siguiente a la menopausia) y posmenopausia (última etapa que se inicia al año de la última menstruación o menopausia y finaliza en la senectud). Con todo ello, y debido a la disminución progresiva de la función ovárica, el climaterio resulta ser una etapa de transición en la que desaparecen las menstruaciones, se pierde la capacidad reproductiva, etc.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.