¿Cómo nos cuidamos la boca?

Uno de cada tres adolescentes y adultos españoles (30 por ciento) reconoce que sólo se cepilla los dientes una vez al día y cerca de un seis por ciento admite que no se los cepilla nunca o casi nunca. No es de extrañar entonces que seamos uno de los países con las ventas más bajas de Europa de cepillos de dientes y pasta dentífrica.

Toothpaste
Enfermedades y patologías relacionadas: Caries, General

Son datos de la Encuesta de Salud Oral en España 2010, un trabajo basado en 2.900 encuestas realizadas por todo el país sobre población mayor de 12 años, que ha sido presentada este jueves por el Consejo General de Colegios de Dentistas.

Según ha explicado el doctor Juan Carlos Llodra, vicesecretario del Consejo General de Colegios de Dentistas de España, la deficiente higiene dental de los españoles no ha mejorado en los últimos seis años. “Desde 2005 no se ha apreciado una mejoría sustancial en la higiene dental de los españoles”, asevera.

“Continuamos, aproximadamente, en un 70 por ciento de la población que reconoce cepillarse los dientes, como mínimo, dos veces al día y de ahí no nos movemos. Eso teniendo en cuenta que es una encuesta y que la gente sabe que es bueno cepillarse los dientes, por lo que este porcentaje podría ser ligeramente inferior”, apunta.

No se compra ni un cepillo al año

De hecho, añade, en este país “no aumentan ni las ventas de dentífrico ni las de cepillos, somos uno de los países con las ventas más bajas de Europa”. “La última cifra habla de que los españoles compran una media de 0,9 cepillos al año, lo que significa que, en este país, la gente no compra ni un cepillo al año”, se lamenta.

Además, en España el número de tratamientos para combatir la caries es inferior al de la Unión Europea, con un 53 por ciento de caries tratadas frente al 85 por ciento de Europa. Esta situación empeora en las clases sociales más bajas, donde las caries sin tratar en adultos son “el doble que en las clases más altas”.

Con esta situación no es de extrañar que la mitad de los adolescentes españoles tenga caries y que, a partir de los 35 años, este problema se convierta en “una enfermedad generalizada”, que afecta al 92 por ciento de los adultos entre 35 y 44 años y al 94 por ciento de los mayores de 65.

Sin embargo, en los últimos años ha habido una mejora de la salud bucodental de los adolescentes españoles, entre quienes se ha reducido la prevalencia de caries “entre un 25 y un 40 por ciento” y a la mitad el número de dientes con caries que presenta este grupo de edad. Dice Llodra que este “avance” ha coincidido con un incremento de entre el 26 y el 38 por ciento en el número de tratamientos.

También ha descendido el índice de caries entre los adultos de 35 a 44 años, pasando de los 11 dientes con caries de media en 1993 a las siete de 2010, coincidiendo también con un aumento del 141 por ciento en los tratamientos. Por su parte, los mayores de 65 años han pasado de los 21 dientes con caries de media de 1993 a los 14 de 2010, pese a que ahora no van más al dentista.

La importancia de los dientes de leche

Un trabajo paralelo realizado sobre población infantil (de 5 a 6 años), basado en la observación en consulta de 1.400 menores –700 españoles y 700 inmigrantes–, revela que los padres siguen sin concienciarse de la importancia de tratar las caries de los dientes de leche, un problema presente en dos de cada seis niños.

Sin embargo, el 75 por ciento de los menores con este problema no recibe tratamiento. “A los padres hay que decirles que la caries es una infección y que si los dientes definitivos salen y los de leche estaban infectados, los dientes definitivos se van a infectar también, generando problemas serios”, advierte.

Este estudio compara, por primera vez, la salud bucodental de los niños inmigrantes y los nacidos en España. En concreto, la prevalencia de caries en niños inmigrantes es “entre un 40 y un 50 por ciento mayor” y tienen más caries sin tratar, 4 de cada 10 inmigrantes reciben tratamiento frente a 6 de cada 10 locales. Por ello, los niños llegados de otros países necesitan cuatro veces más extracciones y endodoncias y sufren cuatro veces más dolor dentario que el resto.

“El motivo de que los niños inmigrantes tengan más caries que el resto no es que se cepillen peor los dientes, porque españoles e inmigrantes se cepillan igual de mal. Tampoco es porque existan diferencias entre las bacterias de la boca, porque son las mismas. No lo sabemos, pero esta diferencia podría estar relacionada con los hábitos alimentarios”, supone.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.