Cómo evitar el dolor de cabeza durante los viajes en avión

Un estudio publicado en la revista Cephalalgia estima que el 6% de los pasajeros de avión sufre dolores de cabeza a causa del estrés, el ruido y la incomodidad del trayecto. Para evitar las cefaleas a bordo, es suficiente con tomar algunas precauciones, controlar los nervios y llevar a mano un analgésico.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cefalea / Dolor de cabeza, Dolor, Migraña, General

Según un estudio publicado en la revista científica Cephalalgia, casi un 6% de los pasajeros de avión sufren dolor de cabeza cuando vuelan. El análisis se realizó en cerca de mil hombres y mujeres que habían viajado más de una vez en avión. De los viajeros que sufrían cefalea, dos tercios eran mujeres y un tercio tenía antecedentes familiares de cefalea. El 19% tenía dolores de cabeza cada vez que volaba.

A partir de los 3.300 millones de asientos disponibles por año en los vuelos comerciales, con un 70% de ocupación, el equipo de científicos autores del estudio ha estimado que más de 100 millones de pasajeros al año podrían padecer cefalea asociada a volar en avión.

Las causas son variadas y pueden ser simultáneas. Una de las principales es el estrés. El simple hecho de tener que preparar la maleta a última hora, el temor a no despertarse a tiempo y a no llegar a la facturación y el embarque, o el miedo que en muchas personas provoca el hecho de volar, puede generar cuadros de ansiedad que se traducen en cefaleas tensionales.

Además de las razones psicológicas, las hay también corporales. Las malas posturas, las contracturas y los dolores cervicales debidos al poco espacio en cabina también pueden derivar en dolores de cabeza. También es perjudicial el ayuno y no respetar los horarios de comidas, sobre todo en el caso de personas proclives a tener ataques de migraña. Finalmente también influyen negativamente los desajustes horarios o jet lag, la mala calidad del aire en la cabina, el ruido del motor y los cambios de presión atmosférica y de altitud, sobre todo durante el despegue y el aterrizaje.

Prevenir antes que curar

Aunque baste con un analgésico para mitigar o hacer desaparecer el dolor de cabeza, si se trata de un vuelo muy largo es preferible no abusar de fármacos y simplemente tomar algunas precauciones muy sencillas para prevenir la molestia. Contra el estrés, lo más importante es reducir las prisas: preparar con antelación el equipaje, llegar con tiempo suficiente al aeropuerto… Para mantener la hidratación, se deben ingerir regularmente agua o zumos, evitando las bebidas alcohólicas.

Para que los músculos no se anquilosen, hay que moverse y cambiar de postura de vez en cuando, tanto del cuerpo como de la cabeza y realizar ejercicios simples de calentamiento. Mantener la regularidad del sueño es muy importante, evitando el insomnio y el exceso de horas de sueño. Finalmente, es aconsejable no viajar en ayunas y tomar algo en el aeropuerto y justo antes de subir al avión.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.