Casi la mitad de mujeres con lupus registra un brote de la enfermedad durante el embarazo

Canal: Salud Mujer

Casi la mitad de las mujeres que padecen Lupus Eritematoso Sistémico (LES) -una enfermedad autoinmune crónica que causa inflamación y daño en las articulaciones, músculos y otros órganos- registran un brote de la enfermedad durante el embarazo. Sin embargo, las que sufren artritis reumatoide suelen mejorar el estado de la enfermedad durante la gestación.

Los expertos han puesto de manifiesto durante el 38º Congreso de la Sociedad Española de Reumatología (SER), que se ha celebrado en Zaragoza, “la necesidad de facilitar la información adecuada a estas pacientes respecto al mejor momento para la concepción y sobre los fármacos que se pueden utilizar durante ese periodo”.

La doctora María José Cuadrado, reumatóloga de la Unidad de Lupus del Hospital St Thomas de Londres (Reino Unido), ha recalcado durante su ponencia la situación de “riesgo” que pueden tener las mujeres embarazadas que padecen lupus, puesto que podrían tener complicaciones, tanto la madre como el feto.

“Hay dos factores muy importantes –ha señalado la experta- que hay que tener en cuenta para el buen desarrollo de este embarazo. La primera es que la gestación debe ser planeada cuando la paciente esté sin actividad de su enfermedad al menos en los últimos seis meses; y la segunda, que estas afectadas sean atendidas por un equipo multidisciplinar que tenga experiencia en enfermedades autoinmunes”.

A su juicio, “el embarazo debe estar programado porque hay tratamientos que deben suspenderse, al menos, 3 meses antes de que la paciente se quede embarazada. Pero si la enfermedad empeora durante la gestación se pueden usar altas dosis de esteroides y determinados inmunosupresores que no producen malformaciones en el feto”.

Entre las complicaciones más frecuentes durante el embarazo en una paciente con lupus habría que destacar un posible empeoramiento de la enfermedad. Según la doctora Cuadrado, “entre un 30 y un 50% de las pacientes va a tener un brote de la enfermedad durante el embarazo, aunque suelen ser moderados y responden bien al tratamiento”. No obstante, hay otro tipo de complicación -denominada pre-eclampsia- que puede aparecer en el tercer trimestre de la gestación. Los síntomas son hipertensión arterial, proteína en la orina y, si no se trata, puede desarrollar complicaciones neurológicas que pongan en peligro la vida de la madre.

Artritis reumatoide

La doctora Inmaculada Chalmeta, reumatóloga del Hospital Universitario La Fe de Valencia, ha participado también en el 38º Congreso de la SER con una ponencia dedicada a las pacientes con artritis reumatoide que se quedan embarazadas. En su opinión, “esta enfermedad no parece ejercer efectos significativos sobre la capacidad para tener un embarazo y un parto sano”.

Sin embargo, ha puntualizado, “la decisión de embarazo en estas pacientes debería demorarse hasta conseguir un adecuado control de la enfermedad, puesto que el pronóstico del embarazo, cuando la artritis reumatoide está bien controlada, es comparable al de la población general”.

Asimismo, ha señalado que “muchas pacientes se preguntan si la afección empeorará durante esta etapa. En este sentido, la mayor parte de las pacientes suelen mejorar ya que la situación de tolerancia inmunológica que supone el embarazo parece controlar la enfermedad”.

En aquellas pacientes cuya enfermedad es más agresiva, puede ser necesario instaurar un tratamiento farmacológico que permita el adecuado control de la enfermedad, utilizando medicamentos seguros para el feto. También se recomienda una adecuada vigilancia post-parto, ya que se ha observado una alta incidencia de reactivación de la enfermedad en este periodo, generalmente en las siguientes seis semanas

Según la doctora Chalmeta, “aunque no hay datos definitivos al respecto, parece que la lactancia puede aumentar el riesgo de un brote inflamatorio articular por el efecto de la prolactina, cuyos niveles están más altos en esta etapa. Además –ha concluido- debe consultarse con el reumatólogo los fármacos que pueden utilizarse durante este periodo, ya que algunos se excretan por la leche materna y pueden perjudicar al recién nacido”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.