Cáncer de mama: una mamografía puede salvarte la vida

El cáncer de mama es una de las pocas enfermedades cancerosas que se pueden diagnosticar precozmente, es decir antes de que la mujer note algún síntoma. La mamografía sirve para ver que el 99,6 por ciento de la veces todo está bien y en el 0,4 por ciento restante para tomar soluciones a tiempo.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, Cáncer de mama

Un año más, y con motivo del Día Contra el Cáncer de Mama, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) hace un llamamiento a las mujeres españolas en edad de riesgo para que participen en la campaña de detección precoz de este tipo de cáncer y conseguir detectar la enfermedad en su fase más temprana e incrementar la supervivencia por cáncer de mama en nuestro país. Para ello, se pone en marcha la campaña En una mamografía se ve la vida.

Las mujeres con edades comprendidas entre 45 y 70 años deben realizarse mamografías cada dos años, incluso aunque no presenten síntomas. Sólo de esta manera es posible detectar una lesión tumoral en la mama, cuando todavía es demasiado pequeña para ser palpable y no ha invadido ganglios ni otros órganos.

Dado que el porcentaje de curación de los tumores de mama que se detectan en su etapa inicial (in situ) es superior al 95 por ciento, la detección precoz es el arma más eficaz para luchar contra esta enfermedad.

En este sentido, la Federación Española de cáncer de Mama (FECMA) propugna que no existan discriminaciones, incluidas las derivadas de diferencias territoriales, en el acceso a los mejores diagnósticos y tratamientos más eficaces. En opinión de su presidenta, María Antonia Gimón, “las prestaciones sanitarias deberán ser homogéneas y, por ello, instamos al Ministerio de Sanidad y a las administraciones sanitarias de las comunidades autónomas a que implementen las políticas contenidas en el Documento “Estrategias en Cáncer del Sistema Nacional de Salud”.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que entre el ocho y el nueve por ciento de las mujeres desarrollará a lo largo de su vida cáncer de mama, la principal causa de mortalidad en las mujeres. Sin embargo, tal y como apunta María Antonia Gimón, “padecer Cáncer de Mama no es sinónimo de muerte”.

La mamografía

El cáncer de mama es una de las pocas enfermedades cancerosas que se pueden diagnosticar precozmente, es decir antes de que la mujer note algún síntoma. Para ello, la mamografía es la prueba más eficaz y fiable. Permite detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que se hagan palpables al diagnosticar el cáncer en las fases tempranas, aplicar tratamientos menos agresivos (por ejemplo, cirugía conservadora) que dejan menos secuelas físicas y psicológicas en la mujer y mejorar los resultados de supervivencia.

Es una prueba muy sencilla e inofensiva. Se trata de una radiografía especial. No es una prueba dolorosa, aunque dependiendo de la sensibilidad de cada mujer, y debido a la presión que es necesario realizar para que la imagen de la radiografía sea más clara, en algunos casos puede resultar algo molesta.

En opinión de la Presidenta de FECMA, “lo ideal es que la recomendación de programas de detección precoz se amplíe progresivamente y empiecen a hacerse a partir de los 45 años”. En aquellos casos en los que haya algún antecedente familiar, se recomienda una primera mamografía a los 30 años, repitiéndose a criterio del médico.

Más información en: www.muchoxvivir.org y www.todocancer.org

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.