Cada 17 segundos se produce un accidente doméstico en España

Según un estudio presentado por el Instituto Nacional de Consumo, el número de accidentes domésticos supera a los laborales y de tráfico que se producen cada año. La mayoría de los españoles considera que estos accidentes se deben principalmente al azar. Pero desde el Ministerio de Sanidad y Consumo se incide en que muchos de ellos se evitarían si se siguieran las instrucciones de uso de algunos productos o si el fabricante ampliara la información sobre los mismos.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

En total, en 1999 se han registrado 1.830.279 accidentes domésticos o de tiempo de ocio. Las mujeres son el colectivo que más sufre este tipo de percances. De hecho, la mitad de todos los siniestros tienen como víctimas a mujeres. En cuanto a la edad, los grupos de mayor riesgo son los individuos de 15 a 24 años y de 25 a 44. Aunque también resalta la cantidad de accidentes que se sufren en el primer tercio de la vida (46,1 por ciento).

En el 46,6 por ciento de los casos, estos accidentes dejan huellas en los afectados, principalmente cicatrices o marcas. Más del 65 por ciento de los afectados tuvieron que ser examinados y curados, mientras que el 25,5 por ciento necesitaron tratamiento médico y posteriormente un seguimiento continuado. Las partes del cuerpo más a menudo dañadas son las extremidades inferiores (42 por ciento), superiores (34 por ciento), seguidas por la cabeza y la parte inferior de la espalda.

Por lo que se refiere a la causa de los accidentes, las caídas son la más frecuente, producidas en un 51,3 por ciento de los casos. Las lesiones más comunes son las distorsiones, torceduras o esguinces, seguidas de las heridas abiertas, fracturas, contusiones, magulladuras, quemaduras y envenenamientos.

En lo que se refiere al lugar en el que se produce la lesión, la mayor parte de estos accidentes se producen en el interior del hogar (45,4 por ciento), en la vía pública o áreas de transporte (17,5 por ciento), en las zonas deportivas (15,5 por ciento), en las áreas recreativas o de diversión (6,5 por ciento) y en las zonas de colegios o instituciones (5,3 por ciento). La media de hospitalización de estos accdientes es de 14 días. El número de días que por término medio suelen permanecer hospitalizadas las mujeres es de 17, mientras que los hombres permanecen en los hospitales una media de 11 días.

Cómo evitar estos accidentes

Los meses de vacaciones (agosto, abril y diciembre), en los que hay un mayor tránsito en el hogar son los meses en los que más siniestros se registran. Para intentar evitar que estas estadísticas se repitan cada año, desde la Dirección General de Salud Pública y Consumo se han propuesto una serie de medidas dirigidas tanto a la sociedad en general como a los fabricantes de algunos de los productos más utilizados en el hogar. “En primer lugar realizaremos campañas de información y sensibilización a los grupos sociodemográficos de mayor riesgo, y controlaremos los productos de significativo impacto en la siniestralidad”, asegura Dolores Flores Cerdán, Directora General de Salud Pública y Consumo.

Además se iniciarán negociaciones con la industria para la mejora de la información preceptiva de los productos y se actualizarán las normas y reglamentaciones que rigen estos siniestros.

Desde el Ministerio se hace hincapié en el hecho de que para mejorar estas estadísticas las personas afectadas, y los ciudadanos en general, deben tomar conciencia de que, en la mayoría de los casos, estos accidentes hubieran podido y pueden evitarse. Ya que desde el punto de vista de quienes han sufrido un accidente de este tipo, la principal causa de su percance fue el azar. Sólo culpan a la distracción o los descuidos en el 19 por ciento de los casos y a la imprudencia en el 16,6 de las ocasiones. Un ínfimo 0,4 por ciento reconoce que no siguió las instrucciones de uso.

Sin embargo, para los responsables de este estudio, el dato más preocupante es que cuando se ha sufrido un accidente de este tipo tampoco cambia la conducta de los afectados. El 47 por ciento de quienes sufrieron algún tipo de siniestro no adoptó ninguna medida de prevención después de éste, y el 31,4 por ciento considera que la consecuencia psicológica más importante fue el miedo.

También en Medicina TV:

Crecen las intoxicaciones por automedicación

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.