Bisturí de radiación gamma para el tratamiento de la epilepsia

Según el estudio liderado por el doctor Jean Regis del Hospital Timone de Marsella, Francia, este método podría ayudar, de momento, sólo a un tipo de pacientes de epilepsia: aquellos afectados por malformaciones cavernosas o anomalías en los vasos sanguíneos del cerebro desde el nacimiento. Unas malformaciones que causan a menudo un tipo de epilepsia que no responde a los fármacos tradicionales.

Enfermedades y patologías relacionadas: Epilepsia

El doctor Regis y su equipo han tratado con bisturí gamma a 49 pacientes con malformaciones cavernosas y ataques que no han respondido al tratamiento con los fármacos antiepilépticos. El tratamiento normal hubiera sido una delicada cirugía para eliminar los vasos sanguíneos anormales, pero esta técnica puede causar problemas si los vasos están situados en una región crítica del cerebro, como por ejemplo el área que controla el habla. Sus conclusiones han sido recogidas por la revista Neurosurgery.

Resultados esperanzadores

De acuerdo con el citado estudio, dos años después de ser tratados con el bisturí gamma , un 53 por ciento de los pacientes no sufrieron ningún tipo de ataque epiléptico y un 20 por ciento experimentó una reducción sustancial del número de ataques. Los investigadores quieren compilar todavía más datos sobre el sistema, pero creen que el bisturí gamma puede ofrecer una esperanza a estos pacientes cuyos ataques provienen de malformaciones de vasos sanguíneos en zonas del cerebro delicadas o de difícil acceso.

Aun así, el equipo del doctor Regis subraya que este tratamiento no está indicado en todos los pacientes y que su estudio no pretende demostrar que el bisturí gamma sea hoy la mejor solución, pues éste es un lugar que -en su opinión- la microcirugía todavía ocupa.

El “gamma knife”

El bisturí gamma emite una dosis de radiación doscientas veces inferior a la de la radioterapia normal, con una precisión aproximada de 0,3 milímetros, con lo que se consigue que el daño en células sanas sea prácticamente nulo. Su haz actúa dividiéndose en más de doscientos puntos de emisión que acaban concentrando toda la dosis en un solo punto. Su aplicación en la destrucción de tumores cerebrales sin bisturí fue presentada en el último Congreso Internacional de Neurociencias en Bruselas con gran éxito y no se descarta que tenga aplicaciones en otras enfermedades neuronales como el Alzheimer.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.