Beneficios de la soja

La mayoría de mujeres que reciben la visita de la menopausia lo hacen acompañadas de sofocos, sudoración y otros síntomas de lo que se conoce como climaterio. Estos trastornos se pueden atenuar con el consumo de soja, según avalan distintos estudios, que concluyen también que la planta reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Enfermedades y patologías relacionadas: Menopausia

Las primeras investigaciones sobre la soja surgieron al detectar una tasa muy baja de afectadas por el climaterio entre mujeres orientales, sobre todo, japonesas. De estas grandes consumidoras de soja sólo un cinco por ciento padece sofocos, mientras que las mujeres occidentales los sufren en un 75-85 por ciento de los casos. Las mujeres orientales tienen además menos sudoración y osteoporosis. Así lo confirman varios estudios clínicos, que atribuyen el efecto terapéutico de la soja a unas sustancias que contiene, llamadas isoflavonas.

Las isoflavonas tienen una estructura química similar a la de las hormonas. Por ello, a pesar de que no lo son, poseen un efecto parecido al de los estrógenos, hormonas sexuales femeninas muy importantes que experimentan un notable descenso durante la etapa de la menopausia. De este modo, las isoflavonas de alimentos como la soja suplen en parte esta disminución, que es la causante de sofocos, sudoraciones, enfermedades cardiovasculares, cáncer y osteoporosis.

Existe ya un estudio realizado en España, publicado en la revista Tocoginecología práctica, y en el que se constató que la soja tuvo efectos positivos en ocho de cada diez mujeres tratadas. Está en marcha también un estudio clínico internacional sobre las propiedades de la soja con 350 mujeres en el que participa la doctora Magda Durán, del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico de Barcelona.

El tratamiento con soja

A pesar de que la mayoría de mujeres menopáusicas tienen síntomas de climaterio, pocas son tratadas, ya sea porque consideran esto como un trastorno inevitable o porque tienen miedo a los fármacos. Las que sí lo hacen reciben un tratamiento a base de estrógenos, que funciona en un 90 por ciento de los casos. Sin embargo, la doctora Durán confirma la demanda de alternativas naturales. Su éxito se debe a que muchas mujeres lo prefieren y a que hay casos en que los estrógenos están contraindicados.

Otros estudios indican que los suplementos de soja tomados en preparados farmacológicos disminuyen la incidencia de sofocos y pueden ser beneficiosos para los huesos y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y de algunos cánceres como el de mama y colon.

Para promover el consumo de soja entre las mujeres se inicia este mes una campaña de concienciación, que incluye la difusión de 15.000 folletos en farmacias y charlas gratuitas en todas las provincias. De momento, Madrid, Barcelona y Sevilla son las primeras ciudades en recibir el plan. Esta campaña de concienciación la está llevando a cabo el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) en colaboración con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.