Baños de sol sin malas sorpresas

Todavía tres de cada diez mujeres y la mitad de los hombres se olvidan de las cremas protectoras a la hora de tomar el sol, pese a que tres de cada cuatro españoles saben que la exposición inadecuada puede acarrearles graves problemas de salud, empezando por el cáncer de piel.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer de piel

Son las principales conclusiones de una reciente encuesta promovida por la Sociedad Española de Oncología Médica y Schering-Plough, en la que hemos podido conocer que la mayor parte de los españoles se observan su piel periódicamente y saben los riesgos del sol pero que, sin embargo, todavía no siguen al cien por cien los consejos de protección solar del dermatólogo.

“La herencia genética y la exposición inadecuada al sol son los principales factores de riesgo del cáncer de piel de tipo melanoma, aspectos que la población conoce pero no se conciencia lo que debería”, recuerda el doctor Víctor García, Presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC).

El problema es que “aunque la mayoría de españoles conoce la necesidad de vigilar posibles cambios de sus manchas cutáneas para detectar de forma precoz su transformación en melanoma, sólo el 30 por ciento acude al médico por este motivo”, lamenta el doctor González larriba, jefe de sección del Servicio de Oncología Clínica del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

Por su parte, el doctor García reconoce que los pacientes que acuden a las consultas de Cirugía y Medicina Cosmética, por una celulitis o varices por ejemplo, “al desnudarlos aprovechamos para observar posibles manchas o lunares que pudieran dar problemas, incluso en zonas de difícil acceso, y si fuera necesario los remitimos al dermatólogo. El objetivo es colaborar en una posible detección precoz de otros problemas como un melanoma y que luego la persona siga en alerta y se observe periódicamente en casa”, destaca el especialista.

Sol en la infancia y adolescencia: el doble de riesgo

Cada año, el cáncer de piel aumenta un 10 por ciento en España, según datos presentados en el reciente Primer Encuentro para Médicos Residentes en Dermatología del Colegio Ibero Latino Americano de Dermatología (CILAD). Y la excesiva exposición a la radiación solar es la causa más directamente relacionada con el cáncer de piel de tipo melanoma, el tumor cutáneo más maligno y que afecta a uno de cada 1.000 españoles.

La edad a la que comenzamos a sobreexponernos al sol determina un mayor riesgo de enfermedad de la piel. “La exposición excesiva al sol en edades precoces -infancia y adolescencia- sin la protección adecuada aumenta todavía más el riesgo del cáncer de piel”, advierte el doctor García. Y es que, al igual que sucede con el tabaco, “nuestro cuerpo tiene una resistencia al sol que va decayendo a medida que lo sobreexponemos a las radiaciones, por ello cuanto antes tomemos sol en exceso, antes nos cargamos esta protección natural del organismo frente al sol”, añade.Pero el cáncer de piel no es el único riesgo que corremos si nos exponemos al sol sin la protección adecuada. Este especialista recuerda que las radiaciones solares aceleran el envejecimiento de la piel y las machas cutáneas. “El exceso solar hace que el colágeno y la elastina se deterioren y, por tanto, la piel pierde su consistencia, se torna flácida y aparecen las manchas y arrugas, aumentadas todavía más en la cara por la mímica y los gestos”, advierte este especialista.

Por ello, “sigue siendo fundamental seguir transmitiendo a la población los consejos básicos que deben seguir a la hora de tomar el sol de forma saludable, les va la piel en ello”, destaca este especialista. Así, “no debemos salir de casa sin una crema protectora con factor adecuado a nuestra piel y medio, aunque no es el único consejos a seguir”, destaca el presidente de la SEMCC.

Decálogo para tomar el sol de forma saludable

El Ministerio de Sanidad y Consumo junto con la Asociación Española Contra el Cáncer junto con el Ministerio de Sanidad y Consumo te da los consejos clave para evitar el envejecimiento prematuro y el cáncer de piel:

1. Evita la exposición al sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 h). Y evitar la exposición a cualquier hora de niños menores de tres años, advierte la oncóloga.

2. Utiliza barreras físicas para que el sol no llegue a la piel: sombrillas, sombreros de ala ancha para proteger también el cuello y las orejas, camisetas, “para evitar al máximo que las radiaciones solares nocivas lleguen a nuestra piel”, justifica la especialista de la AECC.

3. Aplícate un fotoprotector solar con filtros de protección UVA y UVB adecuado a tu fototipo, en la cantidad adecuada, antes de salir de casa, sobre la piel bien seca y 30 minutos antes de exponerte al sol, y después de cada baño o cada 2 horas.

4. Usa gafas de sol que absorban el 100 por cien de las radiaciones ultravioleta. La doctora García recuerda que son necesarias para que las radiaciones ultravioletas no lleguen al cristalino, un riesgo que puede provocar cataratas, la causante del 20 por ciento de cegueras en el mundo.

5. Debes protegerte exactamente igual, tanto los días nublados como si estamos debajo de una sombrilla.

6. Las lámparas UVA y las camas bronceadoras son igualmente perjudiciales para la piel y los ojos. No se aconseja su uso en niños y adolescentes, y en general “con fines estéticos”, recuerda la doctora. Y es que, “diez minutos de sesión equivale a varias horas puestos al sol, es decir, recibimos radiaciones de forma concentrada que pueden lesionar la piel”.

7. Bebe abundante agua para evitar la deshidratación.

8. En el caso de los niños hay que ser especialmente cuidadoso: Aunque la luz solar es beneficiosa para su desarrollo, si el niño tiene menos de 3 años debes evitar su exposición directa al sol. En niños mayores y adolescentes, es necesario seguir las medidas previamente recomendadas y enseñarles a protegerse de las radiaciones solares a medida que van creciendo y se hacen independientes.

9. Cuanto más bajo sea tu fototipo, mayor tiene que ser el filtro o factor de protección solar (FPS) que utilices.

10. Acude a tu dermatólogo si aprecias una lesión nueva y que no cura en la piel, especialmente si es diferente a otras que ya tengas, o cambios en un lunar que ya se tenía.

Más información: www.semcc.com Teléfono de Atención al Cliente: 902 15 05 15

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.