Asma, rinitis y accidentes de tráfico ¿están relacionados?

Canal: Alergia

“Asma, rinitis y seguridad vial”, el estudio que asegura que patologías como el asma o la rinitis pueden ser consideradas factores de riesgo que afectan a la conducción de vehículos.

driver-1149997_1280
Enfermedades y patologías relacionadas: Asma, Rinitis

Habitualmente, las enfermedades crónicas inflamatorias de la vía respiratoria no se tienen en cuenta como interferencia en las habilidades para la conducción de vehículos; sin embargo, asma, rinitis y accidentes de tráfico parece ser que pueden estar relacionados. Además, 7 de cada 10 personas que sufren procesos alérgicos desconocen que el consumo de antihistamínicos puede afectar a las actividades diarias.

“Hay que recordar que la incidencia de las alergias en nuestro entorno es cada vez mayor en determinados momentos estacionales y predominante en conductores jóvenes”, explica el doctor José Gregorio Soto, neumólogo y miembro del Área de Asma de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica). Además, añade que “estos problemas pueden hacer la conducción molesta e incluso peligrosa si no están controlados. Creemos que es necesario educar al conductor asmático y/o rinítico en la repercusión de estos problemas de salud en la conducción”.

¿Sufrir asma y rinitis aumenta la siniestralidad en las carreteras?

Hasta el momento son pocos los trabajos que indican la existencia de una relación entre la gravedad del asma y rinitis con los accidentes de tráfico. Por ello, el doctor Soto ha coordinado el estudio “Asma, rinitis y seguridad vial” con el objetivo de arrojar alguna luz sobre si estas patologías pueden ser considerados factores de riesgo que afecten a la conducción de vehículos. 

Los resultados obtenidos apuntan a que existen indicios de siniestralidad entre las personas asmáticas y riníticas que podrían estar relacionados con la gravedad de dichas patologías.

Soto declara que “la población de asmáticos presentó una mayor prevalencia de accidentes de tráfico que el grupo de control, un 41,6% frente a un 33,85”. Asimismo, el estudio ha demostrado que la siniestralidad es mayor en función de la gravedad de la patología y se han hallado diferencias significativas en el momento que se produjeron los accidentes, siendo en primavera y otoño donde se concentran más de la mitad de los accidentes en el grupo de los pacientes asmáticos:

  • Grupo con patologías respiratorias: en primavera se produjo un 28,8% de siniestros y en otoño un 27,4%.
  • Grupo de control: en primavera tuvo lugar un 24,8% y en otoño un 11%.

La mayoría de los pacientes han señalado que su enfermedad interfiere con la conducción de vehículos y hasta un 77,7% han relacionado su patología con los accidentes de tráfico.

Por su parte, los pacientes que sufren solamente rinitis concentran más accidentes que la población sana del grupo de control. “El 47,2% de pacientes riníticos referían accidentes previos frente al 33% de aquellos que no tenían esta afección. Además, dentro del grupo de asmáticos, aquellos que presentaban rinitis concomitante (67,6%) también presentaron un mayor historial de accidentes de tráfico que los asmáticos sin rinitis, un 47,25 ante un 31,7%”, explica el doctor Soto.

¿Cuáles son las causas principales?

  • Reacciones alérgicas durante la conducción: anteriormente, varios estudios identificaron los accesos sincopales de tos como factor de riesgo para accidentes. A su vez, en los pacientes riníticos cada estornudo equivale a 2-3 segundos y en una sucesión de estos un coche a 110 km/h de velocidad recorre alrededor de 600 metros casi sin control por parte del conductor.
  • Uso de determinados antihistamínicos: estos medicamentos tienen un efecto sedante que deteriora el rendimiento psicomotor. Hay expertos que consideran que el riesgo de sufrir un accidente de tráfico por parte de un alérgico tratado con estos fármacos es similar al de una persona con un nivel de alcoholemia en sangre de 0,5 gramos por litro, es decir, un positivo. 

¿Qué porcentaje de personas sufren problemas de alergias en España?

  • Rinosinusitis crónica: 5-15%
  • Poliposis nasosinusal: 2%

Por lo tanto, la cifra de personas con problemas relacionados con procesos alérgicos en España asciende a 10 millones, lo que hace que la probabilidad de que la conducción se vea afectada por dichas enfermedades sea bastante elevada.

Descubre más artículos sobre Asma y alergias en el canal Alergia.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR