Anticonceptivos: La píldora pierde terreno

Una de cada dos españolas que inicia un tratamiento hormonal anticonceptivo elige el anillo mensual, principalmente por su frecuencia de uso. Aporta la misma seguridad que la píldora pero se coloca una vez al mes, por lo que la probabilidad de olvido es mucho menor.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Desde la introducción del primer método hormonal (la píldora) hace más de 40 años, la ciencia ha desarrollado nuevas fórmulas con dosis más bajas y pautas mejoradas, que permiten a la mujer de hoy elegir libremente en función de los beneficios que aportan.

Y no resulta extraño que a la hora de escoger un método anticonceptivo hormonal por primera vez, las jóvenes se inclinen por el anillo mensual o el parche en lugar de la píldora. Y es que, como demuestra el estudio Aceptación de los nuevos métodos anticonceptivos en España, los factores determinantes para decantarse por uno u otro son la frecuencia del uso, la comodidad y la probabilidad de olvido.

En este estudio, elaborado por el Círculo de Estudio en Anticoncepción, han participado 9.700 mujeres entre 18 y 49 años que acudieron a consulta en busca de asesoramiento anticonceptivo. A estas mujeres se les invitó a elegir un anticonceptivo hormonal combinado entre los existentes (píldora, anillo y parche).

Los resultados revelan que “las nuevas vías de anticoncepción hormonal aumentan las posibilidades de elección de las mujeres, así como que la píldora estará acompañada, cada vez más, de estos nuevos métodos semanales o mensuales”, afirmó el doctor Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Sociedad Española de Contracepción (SEC).

La frecuencia de uso es una de las razones que más influyen a la hora de elegir un método. Así pues, el anticonceptivo mensual, es decir, el anillo mensual, es el preferido por un 46 por ciento que lo elige frente a la píldora diaria (39 por ciento) o el parche semanal (15 por ciento).

Con respecto a los grupos de edad analizados, la mayor parte de las mujeres jóvenes, el 63 por ciento, elige la píldora diaria y un 26 por ciento apuesta por el anillo mensual debido a la menor probabilidad de olvido y mayor comodidad que proporciona. Mientras, las mujeres entre 35 y 39 años se decantan mayoritariamente por el anillo frente a la píldora, por factores como la comodidad, la menor probabilidad de olvidos y la frecuencia de uso mensual.

Por tanto, este estudio epidemiológico concluye que, cuando a la mujer se le muestra el nuevo abanico que existe hoy en anticoncepción hormonal (píldora, anillo y parche), los factores determinantes para decantarse por uno u otro son la frecuencia del uso, la comodidad y la probabilidad de olvido.

¿Quién utiliza los métodos hormonales?

El perfil de usuaria de los métodos anticonceptivos hormonales -según este estudio- es el de una mujer entre 18 y 29 años, con estudios secundarios o universitarios, que trabaja fuera del hogar y tiene pareja estable.

En la actualidad, de los casi nueve millones de mujeres españolas en edad fértil, 1,5 millones toman la píldora, 168.751 usan el anillo mensual anticonceptivo (un 43 por ciento más que en 2005) y 84.580, el parche transdérmico, ambos disponibles en España desde hace cuatro años.

En este sentido, los métodos hormonales combinados son los anticonceptivos considerados por la OMS como los más eficaces para prevenir el embarazo. Sin embargo, sólo un 25 por ciento de las españolas usan alguno de estos anticonceptivos, lo que contrasta con los países de nuestro entorno, como Francia y Alemania, en los que los métodos hormonales son los más usados por delante del preservativo.

Según el estudio presentado hoy, el 75 por ciento de las mujeres españolas que no utilizan métodos hormonales usa el preservativo en sus relaciones sexuales. “El preservativo es el método anticonceptivo más popular en España, pero se estima que el 40 por ciento de los que dicen emplear el preservativo lo usa tan sólo de forma esporádica”, asegura el doctor Pérez-Campos.

Riesgo de embarazos no deseados

El 15 por ciento de las mujeres consultadas admite mantener relaciones sexuales de forma habitual sin protección. Otro 12 por ciento afirma usar como método anticonceptivo la “marcha atrás” o el coitus interruptus, un método considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como poco fiable. De este modo, entre las mujeres que acuden a consulta en busca de asesoramiento contraceptivo, se observa que el 27 por ciento de los métodos que utilizan pueden acarrear un embarazo no deseado.

El estudio dirigido por el grupo médico “Círculo de Estudio en Anticoncepción” muestra que la edad resulta un factor relevante en las conductas de riesgo. Mientras que el 10 por ciento de las chicas menores de 20 años admite practicar el coitus interruptus, este porcentaje se eleva al 21 por ciento entre las mayores de 39 años. La OMS ha señalado en su informe Criterios de elegibilidad para el uso de anticonceptivos que una de cada tres mujeres que usan la “marcha atrás” como anticonceptivo tendrá un embarazo no deseado en los próximos doce meses.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.