Acoso escolar, todos son víctimas

Todos estamos de acuerdo en que un niño que ha vivido experiencias violentas en el ámbito familiar o ha sido víctima de ellas tiende a reproducir estos comportamientos a lo largo de su vida. Cuando hablamos de niñ@s víctimas de acoso escolar y de acosadores es más difícil establecer los límites. Cerca de uno de cada cuatro escolares de entre siete y 17 años ha sufrido algún tipo de acoso en el colegio. Por otro lado, el 39 por ciento asegura ser un acosador ocasional. ¿Víctimas y/o verdugos?

Enfermedades y patologías relacionadas: General

Según la doctora Inés Hidalgo-Vicario, pediatra de Atención Primaria en Madrid, la violencia en las escuelas genera en el 53 por ciento de los afectados estrés postraumático, además de depresión, baja autoestima, absentismo crónico y, “en ocasiones, puede llegar al suicidio o tener el efecto contrario y provocar personas violentas”.

“Las matanzas que se han registrado en Estados Unidos han sido el resultado de niños y adolescentes que intimidados reaccionan de forma violenta y descontrolada. En general, la escuela se transforma para ellos en un espacio hostil y peligroso y viven su período escolar en permanente angustia y terror”, ha comentado durante el 59º Congreso de la Asociación Española de Pediatría celebrado recientemente en Gran Canaria.

Por otra parte, se ha comprobado que un niño violento tiene amplias posibilidades de serlo cuando sea mayor. El 60 por ciento de los acosadores tiene al menos una condena criminal a los 24 años y entre el 35 y 40 por ciento tres o más.

En cuanto a los factores que influyen en la aparición de este tipo de conductas los pediatras destacan haber vivido en un clima de violencia y, por otra parte, la violencia gratuita en medios de comunicación y videojuegos.

Como apunta el doctor Luís Rodríguez-Molinero, pediatra de Atención Primaria de Valladolid, “el hombre es el único animal que ejerce la violencia para disfrutar y, en el caso del niño y el adolescente, suelen hacerse violentos ya que normalmente han sido víctimas de la misma”.

Respecto a la violencia mediática, este experto destaca que diversos trabajos relativos a este tema han llegado a la conclusión de que “existe una correlación más estrecha entre la exposición a la violencia en los medios de comunicación y el comportamiento agresivo, que entre no usar preservativo y padecer sida o la exposición pasiva al humo de tabaco y el cáncer de pulmón”.

Violencia de género en edad escolar

Otro aspecto que cada vez está cobrando una mayor relevancia es la violencia de género en jóvenes y que varía entre el nueve y el 46 por ciento de los adolescentes y se suele registrar en la enseñanza secundaria.

“Esto se produce en especial en jóvenes que han observado más violencia de sus padres a sus madres y han recibido castigo físico de los padres”, asegura Hidalgo, para quien este tipo de comportamientos se reproduce con las mismas fases que en los adultos. “Tras una etapa de agresión física, psicológica o sexual, sigue otra de conciliación donde la víctima tiene la esperanza que el agresor cambie y no lo abandona”, advierte.

No obstante, el doctor Patricio José Ruiz-Lázaro, pediatra de Atención Primaria de Alcalá de Henares, señala que “un adolescente que se ha visto involucrado en conductas violentas no es necesariamente una persona mala”.

En su opinión, es posible prevenir la violencia y disminuir sus efectos, “de la misma manera que las medidas de salud pública han logrado prevenir y disminuir las complicaciones relacionadas con el embarazo o las enfermedades infecciosas”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.