A pesar de la crisis aumentan los centros de Medicina Estética

Actualmente hay en España unos 5.000 centros de Medicina Estética autorizados en España, un 20 por ciento más que el año anterior, según datos de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), que destaca que es un sector que está "generando empleo" y, al mismo tiempo, está afectado por el "intrusismo" de otros centros y especialistas que operan si formación.

Así lo ha reconocido la secretaria de la Junta Directiva de esta entidad, Petra Vega, en el marco del IX Congreso Europeo de Medicina Estética que se está celebrando estos días en Madrid, reconociendo que se trata de un sector en auge pese a que la crisis ha frenado la demanda.

“No genera más ingresos y más volumen de negocio, pero sí hay nuevas clínicas abiertas”, ha destacado esta experta que, paradójicamente, achaca este incremento de la crisis y a los recortes que se están produciendo en la sanidad pública. “Muchos compañeros que estaban formados en esta materia habían optado por trabajar en la sanidad pública pero, ahora, en vistas de como está el panorama, han continuado su formación y han abierto nuevos centros”.

El problema, reconoce Vega, es que a la par de estos centros impulsados por personal con formación surgen otros, generalmente gimnasios o centros de belleza, que “se la juegan” cuando “su volumen de negocio decae y no pueden subsistir”.

En este sentido, la doctora Vega reclama a las autoridades sanitarias que regule la especialidad de Medicina Estética para que, de este modo, los tratamientos que utilizan sólo puedan ser aplicados por médicos especialistas en la materia, lo que a su vez “dará seguridad al ciudadano”.

“Hay que quitarle la máscara a los que no están preparados y vieron una oportunidad en este negocio”, ha añadido el doctor Alberto Elbaum, presidente de la Unión Internacional de Medicina Estética (UIME), que recuerda que “cuando se ponen herramientas como las que utilizan estos profesionales en manos de quien no sabe, se pueden tener malos resultados”.

La guerra de precios, negativa para el sector

Asimismo, este aumento de centros también ha provocado una “guerra de precios” que, para esta experta, “es muy negativa para el sector”. “Es pan para hoy y hambre para mañana, los médicos estéticos deben defender su buen hacer, que conlleva un determinado precio”, asegura.

De igual modo, añade, “los productos no han bajado su precio y, cuando lo hacen es porque algo está pasando, como hemos podido ver recientemente”, en referencia a los problemas de seguridad que han ocasionado los implantes mamarios PIP.

“Si el producto tiene un precio y el profesional debe ganar algo, no puede haber precios en Internet mucho más baratos que lo cuesta el propio producto. O se diluye el producto o se pone en poca cantidad, por lo que el tratamiento será poco efectivo”.

Por ello, recuerda a los médicos que el precio debe ser “justo” y “suficiente para que puedan amortizar los gastos que tiene y el paciente quede satisfecho”. Y al usuario, que desconfíe de aquellos tratamientos que “de hoy para mañana bajan 50 euros” cuando “las manos son las mismas”.

Cambia el perfil del paciente y sus prioridades

Por otro lado, la doctora Vega ha reconocido que en los últimos años se ha producido un cambio en el perfil de los usuarios que acuden a estos centros y en la demanda de los mismos. Actualmente, según esta experta, los ciudadanos comienzan a ver que “la estética también es importante y no te la quita nadie”.

“La crisis ha puesto de manifiesto que los bienes materiales no son para siempre, ni siquiera el piso vale lo que valía. Todo puede ir a la baja salvo lo que lleve puesto, y levantarse cada mañana y oír las noticias pero mirarse al espejo y verse con una cara mejor, es la alegría de muchos”, según asegura.

En cuanto al perfil de sus pacientes, esta experta asegura que actualmente uno de cada tres (30%) son hombres, cuando hace 10 años este porcentaje no superaba el 10 por ciento. “Cada vez hay más demanda masculina, y además en todas las edades”.

Aunque el paciente masculino siempre acudía por la fotodepilación, la doctora Vega asegura que ahora también van más por tratamientos de sobrepeso u obesidad. “Las mujeres son más sensibles a los libros, a Internet o la vecina pero, en cambio, los hombres cuando quieren hacer un tratamiento recurren a un médico y, además, son muy buenos pacientes”.

Asimismo, también está aumentando el tratamiento de la alopecia, para la que hay muchas técnicas nuevas que se están comenzando a aplicar.

Otros tratamientos muy demandados son los faciales, para tratar manchas o cambios en la pigmentación de la piel, que “preocupan y han aumentado mucho” por la exposición a los rayos ultravioleta, mientras que hay otros pacientes que quieren “prevenir en lugar de cambiar”.

“Igual que hace 10 años la gente iba a aumentarse los labios y ponerse pómulos, hoy en día quieren arreglos muy naturales, ir previniendo para que luego la cosa no vaya a más”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.