XXVII Congreso de la EAACI: Estudio EuroPrevall

Canal: Profesional

EuroPrevall es el primer estudio multicéntrico que se realiza en Europa dirigido a evaluar la prevalencia de la alergia a alimentos, desarrollar nuevos métodos de diagnóstico; determinar el impacto sobre la calidad de vida y el coste socioeconómico en la población europea.

Especialidades relacionadas: Alergología

La complejidad de la alergia a alimentos no permite que muchos de los pacientes que la sufren, dispongan de diagnóstico y tratamiento correctos. En la actualidad, la falta de métodos de diagnósticos estandarizados para la detección de esta patología es el mayor problema con que se encuentran, hoy en día, los expertos en Alergología para conocer la realidad de esta patología en la población general. Con el objeto de conocer estos datos se ha puesto en marcha el estudio EuroPrevall, el primer estudio multicéntrico sobre alergia a alimentos, cuyos resultados preliminares han sido presentados en la XXVII edición del Congreso de la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica que se celebra en Barcelona del 7 al 11 de junio.

El Estudio EuroPrevall es un estudio multicéntrico que se lleva a cabo en 17 países de la Unión Europea, junto a Suiza, Islandia y Ghana y que incluye a 30.000 pacientes (10.000 en edad pediátrica). La red de EuroPrevall cuenta con 63 centros de investigación, 15 organizaciones clínicas, varias empresas privadas relacionadas con la nutrición, así como las principales organizaciones de investigación de alergia en Europa y asociaciones de pacientes. Desde el inicio de este estudio en 2005, se han incorporado otros países como Nueva Zelanda, Canadá, Australia, Rusia, India y China. Asimismo, para su puesta en marcha, hasta su conclusión en 2009, este proyecto cuenta el apoyo económico de 14 millones de euros de la Unión Europea.

Desarrollar las estrategias para optimizar la calidad de vida de los pacientes alérgicos a alimentos es, hoy en día, difícil por la falta de información de buena calidad. En este sentido, la doctora Clare Mills, coordinadora del estudio EuroPrevall, explica que los objetivos de este estudio se basan en “identificar las características y prevalencia de la alergia a alimentos en los niños y adultos europeos; mejorar y desarrollar nuevos métodos de diagnóstico y determinar el impacto sobre la calidad de vida y el coste socioeconómico que esta patología representa para los pacientes y familiares”.

En la actualidad, se estima que la alergia a alimentos afecta en torno al ocho por ciento de la población infantil y al tres por ciento de los adultos en Europa. “Aunque, son niños y jóvenes, los grupos con mayor prevalencia, por ello, parte importante del estudio EuroPrevall se dirige a la detección precoz de la alergia a alimentos en esta franja de edad”, explica la doctora Montserrat Fernández Rivas, representante de este estudio en España: coordinadora del Comité de Alimentos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y alergóloga del Servicio de Alergología del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid.

Diagnóstico de la alergia a alimentos

Aunque la mayoría de las alergias a alimentos están mediadas por IgE, no siempre con los métodos de diagnóstico se consigue detectar la causa de la sensibilización de un paciente, por lo que la prueba final para establecer el diagnóstico es la provocación oral, lo cual supone un riesgo para el paciente y un elevado coste sanitario.

Dado que la única medida efectiva frente a alergia a alimentos es no ingerir de nuevo el alimento, tras un episodio de alergia, el médico debe elaborar una dieta de evitación adecuada atendiendo al diagnóstico. “Ésta no debe ser ni muy escasa, porque el paciente estaría en riesgo de volver a sufrir un episodio, ni se deberían evitar muchos alimentos, ya que podrías limitar su calidad de vida en exceso. Asimismo, en caso de una ingesta accidental -en pacientes con alto riesgo de sufrir una reacción- y siempre bajo recomendación del médico, el alérgico debería llevar siempre medicación de rescate (inyección de adrenalina)”, explica esta especialista.

Etiquetado de alimentos

Otro de los problemas que limita la calidad de vida de los pacientes alérgicos a alimentos es la falta de información en las etiquetas de los alimentos. “Habitualmente el listado de ingredientes no está claro o es insuficiente, lo que produce en los pacientes inseguridad a la hora de consumir los alimentos cada día. Por ello, el estudio EuroPrevall también revisará el listado de los alimentos de declaración obligatoria en el etiquetado de los alimentos que elabora la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea”, explica esta especialista.

EuroPrevall también estudia nuevas ideas para conseguir incluir mas información en el etiquetado de los alimentos. Las etiquetas de los alimentos suelen ser muy pequeñas y cuando se incluyen muchos ingredientes, la letra suele ser ilegible. “Por tanto”, añade la doctora Fernández Rivas, “se contempla la idea de que los fabricantes incorporen un chip en la etiqueta del alimento que contenga una base de datos con todos los ingredientes, quizá en el código de barras, que al ser leído a través de un dispositivo de lectura, en el mismo supermercado, el paciente pueda disponer de toda la información de producto”.

Al mismo tiempo, los tests que se emplearán en los pacientes que participen en este estudio contarán con un panel de sensibilización con 24 tipos diferentes de alimentos según la medida IgE y una prueba complementaria de prick sobre la piel. Esta parte del estudio también aportará una importante información adicional como es llegar a conocer los diferentes tipos de alergia a alimentos por países y, además, el efecto de la introducción de nuevos alimentos en la dieta europea. “Por ejemplo, ya conocemos que el melocotón es uno de los alimentos con mayor prevalencia en la población mediterránea, pero no en el Norte de Europa y que el kiwi, es una de las nuevas frutas que en los últimos años está produciendo más casos en Europa”, indica la doctora Fernández Rivas.

Calidad de vida

En la actualidad, los pacientes con alergia a alimentos no disponen de encuestas de calidad de vida validadas como ocurre en otras patologías como el asma o la rinitis. “EuroPrevall ha preparado diferentes tipos de test dirigidos a niños, familiares y adultos. De este modo sabremos con exactitud como afecta esta enfermedad a la calidad de vida de los pacientes y podremos estimar el coste socioeconómico de esta patología, que aunque no cuenta con una elevada mortalidad, si tiene una amplia repercusión en la vida de los pacientes que la sufren”, detalla esta especialista.

El futuro: la inmunoterapia

En la actualidad, el único tratamiento de la alergia a alimentos consiste en evitar el alimento causante de la reacción alérgica. “Aunque esto no siempre es suficiente, ya que pacientes con un diagnóstico de alergia a ciertos alimentos siguen sufriendo reacciones debido, en gran parte, a dos motivos: la presencia de alérgenos ocultos en los alimentos y/o a las reacciones debidas a procesos de reactividad cruzada (alérgenos comunes)”, indica el doctor Ernesto Enrique, alergólogo del Hospital General de Castellón.

La inmunoterapia o vacunación antialérgica se ha perfilado en los últimos años como una vía de tratamiento eficaz frente a la alergia a alimentos. Ésta consiste en la administración de determinadas cantidades del alérgeno (alimento o fracciones del mismo) con el fin de producir respuestas inmunitarias que crean tolerancia frente a dichos alimentos.

En este sentido, el doctor Enrique explica que, “el primer estudio publicado con resultados satisfactorios y llevado a cabo con una vacuna frente a la alergia a avellana fue desarrollado en el Hospital General de Castellón en colaboración con grupos de investigadores de USP Institut Universari Dexeus de Barcelona y el Hospital Dr. Trueta de Girona. Se trata de un estudio doble ciego que incluyó a 23 pacientes con alergia a la avellana, los cuales fueron divididos en un grupo que recibió inmunoterapia y otro placebo. Los resultados demostraron que aquellos que recibieron la vacuna incrementaron la tolerancia de 2,29 grs. a 11,56 grs. Además, el 50 por ciento de los pacientes vacunados toleró una dosis de 20 grs., lo que supone la posibilidad de poder ingerir entre 15 y 20 avellanas”.

“Este estudio se ha realizado a corto plazo, por lo que falta confirmar su eficacia a largo plazo. A pesar de ello”, comenta el doctor Enrique, “el perfil de seguridad de este tratamiento ya ha sido comprobado”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR