Vivir en la ciudad aumenta en un 10 por ciento el ingreso en urgencias y la hospitalización por asma bronquial

Canal: Profesional

Los expertos en alergología indican que el incremento del asma es la cuota a pagar por el desarrollo industrial en las ciudades. Así se expone en un estudio realizado por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) en colaboración con la Consejería de Medioambiente de Castilla-La Mancha que es el primero realizado en este país sobre el asma alérgico a pólenes en dos ciudades con diferentes niveles de polución ambiental aunque con similares tipos de polen, por su cercanía geográfica.

Así, las ciudades elegidas fueron Ciudad Real y Puertollano. Ésta última por albergar varias empresas del sector petroquímico y fertilizante, entre otras, que emiten gases de polución a la atmósfera. Y precisamente fue Puertollano la que registró que “un 24 por ciento de sus alérgicos incluidos en el estudio tuvieron que ser asistidos en urgencias u hospitalizados por su enfermedad, frente al 14 por ciento de los de Ciudad Real”, tal y como expone el doctor Francisco Feo, miembro del Comité de Aerobiología de la SEAIC. Con una diferencia entre ambos, por tanto, de un 10 por ciento.

Además, en este estudio también se puso de manifiesto que la situación ambiental de Puertollano provocó un aumento en la toma de fármacos en esta localidad. Esto, según el doctor Feo “ratifica el concepto que la evolución del asma es peor en una ciudad con niveles altos de contaminación”. El mismo experto añade que el incremento del asma bronquial va ligado al desarrollo industrial en las ciudades. A este factor se le añadiría la falta de estimulación del sistema inmune, a lo que se sumarían factores genéticos.

Se multiplican los afectados

Lo que es seguro es que la prevalencia de la alergia está en alza, tanto que algunos expertos opinan que en los próximos años el 50 por ciento de la población mundial podría ser alérgica. En estos momentos hay seis millones de alérgicos al polen en España. Además de los factores medioambientales, se considera que en el futuro la predisposición genética también va a potenciar la cifra de alérgicos. Sin ir más lejos, en una pareja en que los dos miembros sean alérgicos, existe un riesgo del 60 por ciento de que los hijos también lo sean.

Este aumento de afectados se relaciona, a su vez, con otro fenómeno, el del cambio del perfil del paciente alérgico, que cada vez lleva a las consultas a personas en franjas de edad extremas (niños y ancianos) cuando esta enfermedad estaba tradicionalmente considerada como de jóvenes. En opinión del doctor Feo, esto se debe a “la gran potencia de los pólenes en la actualidad”, y añade que “antes se toleraban mayores niveles de polen que hoy en día”. Así, en ciudades como Londres, donde se ha hecho un seguimiento de los niveles de polen durante los últimos 30 años, se ha observado que éstos son inferiores ahora que años atrás, lo que sucede es que hoy en día el polen es mucho más agresivo para los individuos.

Sin embargo, frente a este aumento de alérgicos sorprende la escasez de alergólogos en España y la casi ausencia de esta especialidad, tanto en hospitales como en centros especializados, que multiplica las listas de espera. Por Comunidades Autónomas, la repartición de especialistas es desigual, siendo las zonas más desatendidas Huesca y las Islas Baleares, donde no se cuenta con ningún alergólogo público.

Tipos de polen

El tipo de polen que más afecta a los españoles es el de las gramíneas, a un 77 por ciento de los pacientes con polinosis; seguido por el polen de olivo, 43 por ciento; guenopodiácea, con un 27 por ciento; plátano de sombra, con un 22 por ciento; cupresáceas, con un 13 por ciento, y la parietaria, con un 11 por ciento. Estos datos provienen de otro estudio, realizado en 13 ciudades españolas por la SEAIC, y muestra un mapa de la prevalencia de pólenes en este país. Cabe decir que la plantación de árboles muy alergénicos se extiende en nuestras ciudades, pero también es verdad que, por ejemplo, con la vacunación frente a las gramíneas se reduce entre un 80 y un 90 por ciento los síntomas de rinitis en los afectados, contribuyendo a su mejor calidad de vida.

Pero la respuesta alérgica de los pacientes con enfermedad polínica no sólo depende de los pólenes. La atmósfera contaminada de las ciudades modernas está constituida por ozono, óxido de nitrógeno y partículas de diesel que muestran una clara relación con el agravamiento de los casos de pacientes asmáticos. En concreto las partículas de diesel favorecen el transporte del polen hasta el aparato respiratorio, a la vez que aumentan la capacidad alergénica de los pólenes para liberar mayor cantidad de esas sustancias pro-inflamatorias. Por ello, explica el doctor Feo, “en las ciudades se requiere la mitad de polen para alcanzar la mismas respuesta bronquial que en un entorno rural, cuando previamente se han inhalado estos contaminantes gaseosos”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR