Una de las finalidades que tenemos que conseguir con las unidades de Dolor Agudo es el confort del paciente

Canal: Profesional

Sólo un tercio de los hospitales españoles disponen de unidades específicas para el tratamiento del dolor postquirurgico así como de otros trastornos derivados de la intervención (nauseas, vómitos, pesadillas, etc.), como afirma en esta entrevista la doctora Carmen Benito, responsable de la Unidad de Dolor Agudo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Especialidades relacionadas: Anestesiología

Pregunta.-¿Qué tipo de tratamiento se emplea para abordar el dolor postoperatorio?

Respuesta.- En las unidades de dolor agudo usamos opioides básicamente, unidos a antiinflamatorios, por vía sistémica y también anestésicos locales (dependiendo de la técnica que se haya utilizado en la anestesia) junto con los antiinflamatorios. Muchas veces nosotros no participamos en la analgesia de los pacientes y son los cirujanos los que pautan la analgesia. En esos casos lo que se suele poner solamente son antiinflamatorios y nosotros ayudamos a los cirujanos a valorar y a llevar a los pacientes con un dolor más severo.

P.- ¿A qué intervenciones se aplica?

R.- En el dolor leve o moderado nosotros nunca participamos y lo hace solamente el cirujano. En el dolor moderado-severo es donde empezamos a participar y en el dolor ya severo también. Tanto en prótesis de rodilla o cadera, toracotomías, laparotomías, etc., ese tipo de cirugía que es bastante agresiva y en la que el enfermo va a tener dolor aproximadamente durante unos cinco o seis días, nosotros participamos los tres primeros días poniendo analgesia de forma intensiva y agresiva para que luego no se desarrolle un dolor más intenso y sobre todo no se cronifique.

P.- ¿Qué vía de administración se emplea para aplicar la medicación?

R.- Tenemos dos vías principales, que serían la vía sistémica (la intravenosa), que siempre se puede hacer con PCA que es una forma de perfundir analgesia de manera que se le está pasando una cantidad fija y además el paciente puede autoadministrarse la medicación cuando requiere más dosis. Luego también existe la técnica de la analgesia epidural o paravertebral que es cuando se aplican los anestésicos locales en la zona del neuroeje.

P.- ¿Qué medicación específica se administra a los enfermos para tratar el dolor postoperatorio?

R.- Anestésicos locales y opioides normalmente fuertes. Los opioides que aquí utilizamos con más frecuencia son la dolantina, la morfina y el tramadol. Hay otras unidades que se mueven con metadona, cada uno luego se adapta a sus protocolos según el hospital donde estés.

P.- ¿Cuál es la efectividad del tratamiento y el nivel de satisfacción de los pacientes?

R.- La efectividad nunca es al cien por cien, que es lo que nos encantaría, yo creo que es cercana al 70 por ciento. Incluso a pesar de tener dolor los pacientes suelen encontrarse satisfechos con el tratamiento recibido, aunque sólo sea por la satisfacción de ver que te preocupas de ellos. Con una unidad de Dolor Agudo fácilmente el 80 o 90 por ciento de los pacientes tienen un dolor totalmente controlado. Eso no quiere decir que no tengan absolutamente nada de dolor, siempre hay una molestia en el postoperatorio normal. Y además, una de las finalidades que tenemos que conseguir con las unidades de Dolor Agudo no es sólo quitar el dolor sino conseguir el confort del paciente. No es solamente que no tenga dolor sino que tampoco tenga nauseas ni vómitos, que pueda mover las piernas, que se encuentre a gusto, que duerma bien, que no tenga pesadillas, etc.

P.- Según un estudio de la Sociedad Española del dolor, el 65 por ciento de los enfermos se mostraba nervioso, angustiado o incluso sentía miedo ante la operación. ¿Cuál es su opinión sobre estos datos?

R.- Hay que pensar que en España todavía solamente un 30 por ciento de los hospitales tienen unidad de Dolor Agudo Postoperatorio. La información que se da a los pacientes en el preoperatorio sobre su tratamiento del dolor y que vamos a estar encima de ellos a veces no es suficientemente explícita. Por eso es normal que los pacientes en un 60 por ciento tengan miedo a tener dolor, es una cosa que preocupa al paciente antes de operarse. Es una labor de concienciación poco a poco de que existen medios para que eso no pase y contárselo a los pacientes en el preoperatorio por parte de la consulta de anestesia o de su médico de cabecera. Cuando se plantea que hay que operarse también hay que informar de que va a haber unos medios para tratar el dolor y que no tiene por qué tener miedo.

P.- ¿La unidad de dolor agudo se encarga del tratamiento del paciente intervenido durante toda su estancia hospitalaria?

R.- No, normalmente suelen ser tres o cinco días. Luego cuando pasa a ser un tratamiento analgésico oral, con antiinflamatorios o con un analgésico más leve como el que puedes utilizar en tu casa, pasa a ser parte del mantenimiento de los cirujanos.

P.-¿El tratamiento comienza antes de la propia operación? ¿Cuándo termina? ¿Se mantiene una vez que el paciente abandona el hospital?

R.- El dolor se puede tratar previamente, de hecho cada vez hay más investigaciones donde se habla de que administrar analgésicos antes de la cirugía inhibiría que después ese dolor fuera más intenso, pero nosotros no participamos hasta que el paciente está intervenido o en algunos momentos muy puntuales. Nosotros participamos más que por el proceso en relación a la intensidad del dolor.

P.- ¿Qué tipo de profesionales trabajan en la unidad de dolor agudo y se encargan del tratamiento del dolor postquirúrgico?

R.- En la unidad siempre hay una enfermera y luego un adjunto, de anestesiología normalmente. Ese es el personal fijo. También participan los cirujanos, las enfermeras de las plantas, etc. Es un equipo muy multidisciplinario. Los servicios de farmacia también son muy importantes. En el intraoperatorio está el anestesiólogo con las enfermeras, etc. y luego pasa a una unidad de recuperación postanestésica, que llamamos la URPA, donde está dos o tres horas o lo que precise, hasta que el dolor intenso con el que sale del quirófano sea moderado o leve. En ese momento en que el dolor está controlado es cuando va a la planta. Nosotros desde la unidad de Dolor Agudo lo que hacemos es valorar en la planta a esos pacientes.

P.- ¿Quién toma las decisiones respecto al tratamiento?

R.- La prescripción de cualquier tratamiento se pauta por parte del médico, el anestesiólogo en este caso. Lo que hace la enfermera básicamente es actuar en los problemas técnicos que pueda haber de administración, informando a sus compañeras de los efectos secundarios que puede haber, etc.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR