Un nervio del tobillo hace recuperar la capacidad sexual tras la extirpación de la glándula prostática

Canal: Profesional

Doctores norteamericanos consiguen restaurar la capacidad de erección de un paciente tras la extirpación de la glándula prostática por cáncer, injertándole un nervio del tobillo.

Especialidades relacionadas: Urología

Doctores norteamericanos han conseguido restaurar la capacidad de erección de un paciente, al que se le había extirpado la glándula próstatica debido a un cáncer, injertando un nervio del tobillo. El equipo responsable de la intervención, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva York, reconoce que los nervios injertados no son tan funcionales como los originales, pero afirma que ésta podría ser una buena solución, de momento, para los pacientes que debido a la extirpación de la glándula prostática, quedan impotentes.

Normalmente, los especialistas médicos pueden conservar la función sexual después de esta cirugía, salvando los dos nervios que apoyan la transmisión de sangre al pene y consiguen la erección. Pero si el cáncer está demasiado cerca de los nervios, uno o dos de ellos a veces deben ser cortados, dejando a menudo impotente al paciente. La nueva técnica utiliza fragmentos de nervio del tobillo para reunir los dos extremos de los nervios extirpados que fluyen cerca de la próstata.

Si la técnica consigue tener éxito en las pruebas que ahora se están desarrollando, podría ayudar a uno de cada tres pacientes que hayan perdido su capacidad de erección a causa de la extirpación de la glándula prostática, según estima el doctor Peter Scardino, pionero en la realización de este procedimiento.

El primer injerto de nervio fue llevado a cabo en 1997 por el propio doctor Scardino, en la Escuela de Medicina Baylor. Pero hasta el momento, la técnica sigue en fase experimental, aunque con más de 300 prometedoras intervenciones en Estados Unidos.

El cáncer de próstata en España

El cáncer de próstata es la segunda causa de muerte entre los varones españoles. La mayor esperanza de vida y los mejores métodos de diagnóstico, como el tacto rectal y la ayuda del indicador PSA, han hecho que el número de casos haya crecido espectacularmente.

Entre un 20 y un 25 por ciento de los varones mayores de 60 años recurre a la cirugía para solventar sus problemas prostáticos, siendo la más frecuente la intervención quirúrgica por hiperplasia benigna de próstata. En casos de cáncer, la prostatectomía radical y la braquiterapia (colocación de semillas radioactivas en el tumor) son las dos técnicas quirúrgicas empleadas hoy en España.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR