Un grupo español investiga un nuevo método para evaluar el contenido de los alérgenos polínicos

Canal: Profesional

Especialistas en Aerobiología españoles estudian un nuevo método para controlar los alérgenos presentes en la atmósfera. Para mejorar la atención al paciente alérgico, estos especialistas han puesto en marcha un estudio, coordinado por la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, cuyo objetivo es ofrecer un nuevo modelo de control de los alérgenos que pueda ser útil para hospitales y laboratorios de nuestro país y que resulte más práctico, sencillo y exacto que el que se utiliza actualmente.

El grupo de trabajo, formado por aerobiólogos de Barcelona, Cartagena, Orense y León, compara la concentración de proteínas de polen en el aire con los recuentos clásicos de granos de polen. “En algunas ocasiones”, afirma Maruxa Suárez, coordinadora del estudio, “los pacientes acuden a las consultas con síntomas de alergia a un polen concreto aunque los recuentos de granos de polen no lo registran. Cuantificar la concentración de estas proteínas en el aire, nos puede avisar de que este tipo concreto de polen efectivamente está en el ambiente aunque el recuento tradicional no lo haya visto”. Según los expertos, esto puede ser así por varias razones, entre ellas, porque ha habido una ruptura del grano de polen, porque existen alérgenos en otro tipo de partículas que no son el polen o porque hay una mayor potencia alergénica en ese momento.

Éste es uno de los temas que se tratan ampliamente en el libro Polinosis III, editado por Área Científica Menarini y coordinado por el doctor Antonio Valero, de la Unidad de Alergia del Hospital Clínic de Barcelona, que se ha presentado en Barcelona.

En este proyecto de investigación, se realizan cuantificaciones de los alérgenos principales de los tipos polínicos de las zonas participantes, desde el punto de vista cuantitativo y alergológico. “Cuando consigamos suficientes datos”, explica Suárez, “comparando la concentración de proteínas en el aire con los recuentos clásicos de polen, esperamos ofrecer un modelo a los especialistas en Alergología para controlar mejor los alérgenos presentes en la atmósfera”. Hasta el momento, el trabajo de este grupo de investigación, iniciado al principio de esta década, ya les ha valido dos presentaciones en congresos y en el 2007, se ampliaron las zonas participantes de Barcelona y Cartagena a Orense y León. Otra de las investigadoras, Stella Moreno-Grau, de la Universidad Politécnica de Cartagena, afirma: Creemos que el muestreo con un ciclón, que evita utilizar soportes que dificultan el tratamiento de la muestra, y todo en uno sin fraccionamiento por tamaño, que disminuye el número de muestras a analizar, son las estrategias más adecuadas para desarrollar este tipo de medidas de un modo eficaz y puedan ser implementadas a nivel de las redes de vigilancia aerobiológica”.

Transporte del polen a largas distancias

El polen puede ser transportado por el viento a grandes distancias, y así se ha constatado en distintas ocasiones. En determinadas circunstancias, este transporte a gran distancia puede causar picos de polen previos o posteriores a los habituales previstos con la vegetación local; por ello, cada vez resulta más importante incluir la modelización del transporte atmosférico a larga distancia en los protocolos de predicción. Jordina Belmonte, de la Unidad de Botánica de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), ha estudiado ampliamente este fenómeno, y afirma que se deberían tener en cuenta para futuras predicciones: “Y más si pensamos que el cambio climático puede provocar episodios más recuentes de desorden en el clima y por tanto, debemos estar preparados para la inestabilidad”. Para el estudio de estos fenómenos, que según la experta “son frecuentes”, se pueden utilizar modelos meteorológicos de dinámica de masas de aire.

Influencia de las tormentas

Otro aspecto analizado en el libro es la peculiaridad de las tormentas, que han provocado epidemias de asma en pacientes con polinosis en algunas ocasiones. La lluvia por sí sola no produce este efecto, porque limpia la atmósfera, pero la tormenta es precedida de una corriente de aire cálido que eleva los pólenes depositados y los que se hallan en suspensión alzándolos a zonas de alta humedad y más frías. Posteriormente, la corriente fría descendente deposita junto con la lluvia grandes cantidades de pólenes y partículas. De hecho, se ha podido cuantificar la elevación de los niveles polínicos, alcanzando un pico máximo al inicio de la tormenta.

Incidencia de asma y rinitis

La alergia y el asma en el mundo van en aumento. La contaminación o la modificación de la masa forestal y otras muchas variaciones son determinantes para entender el modo en el que el polen actúa en el ser humano. La alergia respiratoria tiene gran importancia por su elevada prevalencia, su repercusión en la calidad de vida de los pacientes y el impacto en la economía. La rinitis afecta al 25 por ciento de la población mundial, y el asma al 18 por ciento.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR