Un estudio sitúa el tratamiento endovascular delante del quirúrgico en el abordaje de aneurismas cerebrales

Canal: Profesional

La publicación en The Lancet de los resultados del estudio ISAT (International Subarachnoid Aneurysm Trial) ha abierto un debate sobre si es necesario cambiar los protocolos del tratamiento de los aneurismas cerebrales después de que dicho estudio concluyera que el tratamiento endovascular mínimamente invasivo con espirales de platino, también denominado coiling, produce mejores resultados que el clampaje neuroquirúrgico en pacientes con una ruptura de aneurisma cerebral.

Especialidades relacionadas: Angiología Cirugía Vascular, Neurocirugía

El estudio ISAT ha demostrado que el riesgo de muerte o discapacidad en un año de los pacientes tratados con esta técnica era un 22,6 por ciento inferior al de los pacientes tratados quirúrgicamente. Mientras que los riesgos de recidiva tras el tratamiento endovascular son más bajos (1,2 casos por 1.000 pacientes al año). Los concluyentes datos obtenidos detuvieron anticipadamente el ensayo.

Según el doctor Andrew Molyneux, coordinador del ISAT y miembro del Departamento de Neurorradiología del Radcliffe Infirmary de Oxford, Gran Bretaña, “los resultados han revelado que debería proponerse primero el tratamiento endovascular y optar por la cirugía cuando esta primera opción no se considere apropiada”.

Las espirales de platino fueron autorizadas por la FDA en 1995 para tratar aneurismas de alto riesgo o que no podían operarse. Este tratamiento se realiza utilizando un microcatéter que normalmente se inserta a través de la ingle en el sistema vascular hasta llegar al aneurisma. Luego, el aneurisma se ocluye con pequeñas espirales de platino que evitan que la sangre entre y fluya dentro del aneurisma. La estructura de platino permite que la espiral se adapte a la forma del aneurisma y sea radio-opaca, es decir, visible mediante rayos X.

En opinión del doctor Charles Strother, reciente nuevo presidente de la American Society for Neuroradiology (ASN), estos resultados “llegan en un momento crucial en el que el tratamiento de imágenes no invasivas ha mejorado significativamente”. Gracias a estas nuevas tecnologías de la imagen “los médicos actualmente pueden identificar los aneurismas, mediante tomografía computerizada y angiografía por resonancia magnética y proporcionar tratamiento endovascular mediante las espirales mínimamente invasivas”. Los beneficios combinados para los pacientes con esta técnica, sentencia el presidente de la ASN “son enormes”.

Finalmente, el doctor Michael Darnaud, presidente europeo del Boston Scientific Target, dedicado al desarrollo de tecnología endovascular, reitera que “estos datos validan el importante papel que desempeña el coiling endovascular en el tratamiento de la ruptura de aneurismas”.

Los aneurismas en España

En España, se estima que aproximadamente el doce por ciento de cada 100.000 habitantes al año desarrollará una ruptura de aneurisma cerebral. Un tercio de los pacientes afectados muere antes de llegar al hospital, otro tercio sufre discapacidad permanente y tan solo el tercio restante se recupera.

Estos aneurismas se pueden producir en personas de cualquier edad, pero son más comunes entre los 35 y 60 años. Normalmente se diagnostican entre los 30 y 40 años y son raros durante la infancia y la adolescencia. Por sexos, las mujeres tienen más posibilidades de padecerlos, con una proporción de tres a dos.

Entre los factores de riesgo están el consumo del tabaco, alcohol y el tratamiento con anticonceptivos orales. Pero hay otros factores como los genéticos, un historial familiar de aneurismas y otras enfermedades hereditarias como el síndrome de Ehlers-Danlos, la enfermedad renal poliquística y el síndrome de Marfan.

Muchos de los afectados por aneurismas cerebrales viven sin que se les diagnostique. En algunos casos se producen sin síntomas manifiestos y, otras veces, hay síntomas como dolores de cabeza localizados, náuseas y vómitos, cuello rígido o dolor de cuello, visión borrosa o doble, dolor sobre y detrás del ojo, pupilas dilatadas, sensibilidad a la luz y pérdida de sensibilidad.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR