Un estudio confirma el valor pronóstico de una nueva diana terapéutica contra el cáncer de mama

Canal: Profesional

Investigadores del Servicio de Oncología del Hospital del Mar y del Programa de Investigación en Cáncer de su Instituto de Investigación, el IMIM, han confirmado el valor pronóstico de una nueva diana terapéutica, la proteína PARP1, en pacientes con cáncer de mama.

Este hallazgo, publicado en Annals of Oncology, se ha realizado con la colaboración de la Fundación Jiménez-Díaz de Madrid y del Hospital Clínico de Valencia.

La importancia de esta proteína PARP1 radica en que se encuentra en mayor cantidad en aquellos tumores de mama de mal pronóstico, en general y, especialmente, en los tumores que se denominan triple negativos, el subtipo de cáncer con mayores tasas de recaída y mortalidad, especialmente, entre las mujeres más jóvenes y para el que no existen terapias específicas y dirigidas.

PARP1, una diana terapéutica esperanzadora

El equipo de investigadores, liderado por el Dr. Joan Albanell, Jefe de Servicio de Oncología del Hospital del Mar y Director del Programa de Investigación en Cáncer del IMIM (Instituto de Investigación del Hospital del Mar) ha estudiado por primera vez las implicaciones de la proteína PARP1 en muestras humanas para conocer su valor pronóstico real en el comportamiento y evolución de las pacientes con cáncer de mama.

El estudio ha evidenciado que las mujeres que tienen tumores con una cantidad de PARP-1 superior a la media tienen peor pronóstico y esto sucede sobre todo en los tumores triple negativos. “El hallazgo más importante del estudio ha sido determinar que la sobreexpresión de esta proteína -PARP1- es un factor pronóstico independiente y se correlaciona con la supervivencia de las enfermas”, explica el Dr. Joan Albanell, responsable de este estudio. Y nos aclara: “por tanto, a más presencia en PARP1, peor pronóstico y, probablemente, peor respuesta a los tratamientos antitumorales utilizados”. Además,”según este estudio, la proteína PARP1 nos podría servir de indicador de respuesta al tratamiento existente. Es decir, los resultados obtenidos hasta el momento nos permiten formular la hipótesis de que la PARP1 nos permitiría seleccionar a las enfermas que se beneficiarían del tratamiento quimioterápico combinado con inhibidores de PARP, en base a la cantidad de proteína PARP1 que presentaran”, concreta el Dr. Albanell.

Hoy en día ya existen inhibidores de la PARP que se utilizan a nivel experimental para trabajos de investigación y en ensayos clínicos con resultados prometedores pero aún no suficientes para aplicarlos directamente a la clínica. “Son inhibidores inespecíficos de la familia de proteínas PARP. Necesitamos encontrar inhibidores selectivos de PARP1 para conseguir una inhibición más selectiva, menos tóxica y poder diseñar ensayos clínicos que puedan aportar datos reales de respuesta al tratamiento. Esto permitiría avanzar en el tratamiento del cáncer de mama, sobre todo del subtipo triple negativo que, a día de hoy, es huérfano de tratamientos específicos y dirigidos que permitan máxima eficacia con mínima toxicidad”, concluye el Dr. Albanell.

El cáncer de mama triple negativo: el gran reto de esta década para los oncólogos

El cáncer de mama triple negativo (Receptor Estrógeno Negativo, Receptor de Progesterona Negativo y HER2 Negativo) es una variedad de cáncer de mama con características clínicas y patológicas peculiares que representa un problema clínico relevante ya que afecta a un 20 por ciento de las mujeres con cáncer de mama, especialmente las más jóvenes. El cáncer triple negativo se asocia a mutaciones del gen que predispone al cáncer de mama hereditario y se suele diagnosticar en fases avanzadas ya que es difícilmente detectable en fases iniciales, de modo que los programas de cribado son menos eficaces con este tipo de tumores.

Otro problema de los tumores triple negativos es la ausencia de receptores hormonales (Receptor Estrógeno y Receptor Progesterona) y del biomarcador HER2, esto hace que no se puedan aplicar terapias contra estos receptores (terapia hormonal o terapia anti-HER2), por lo que la base para el tratamiento de estas pacientes es únicamente la quimioterapia. Para la mayoría de las pacientes, el tratamiento con poliquimioterapia citotóxica es ineficaz y conlleva toxicidad.

Ante este escenario, oncólogos del Hospital del Mar e investigadores de su instituto de investigación, el IMIM, tienen todos sus esfuerzos focalizados en este subtipo de cáncer de mama y fruto de esta línea de investigación se enmarcan los resultados de este estudio. También en esta dirección, a finales del año 2010, el Hospital del Mar firmó un acuerdo con el CRG (Centro de Regulación Genómica) e iniciaron, junto con Roche Diagnostics, un ambicioso proyecto para identificar nuevas dianas terapéuticas y biomarcadores de predicción de la evolución clínica de este subtipo de cáncer.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR