Un estudio afirma que la contaminación atmosférica puede causar malformaciones en el feto durante la gestación

Canal: Profesional

La inhalación de altos niveles de ozono y monóxido de carbono durante la gestación puede provocar malformaciones en el paladar, en los labios y en las válvulas del corazón de los niños, según un estudio norteamericano. Este riesgo sería mayor durante el segundo mes de embarazo.

Un estudio dirigido por la epidemióloga Beate Ritz, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), ha relacionado por primera vez la polución atmosférica con defectos de nacimiento en los niños. Según este estudio del Centro de Salud Laboral y Ambiental de esta universidad, la contaminación no sólo afecta a la persona que inhala, sino que en el caso de las madres gestantes, los efectos se pueden extender al feto. Sus resultados se han publicado en el último número del American Journal of Epidemiology.

Otros estudios ya habían relacionado la contaminación con bajo peso corporal al nacer, parto prematuro y muerte súbita del lactante. Pero esta nueva investigación constata por primera vez que las mujeres expuestas a altos niveles de ozono y monóxido de carbono, tienen el triple de posibilidades de que sus bebés tengan defectos orofaciales como fisura palatina y labio leporino; y defectos cardíacos como defectos del septo ventricular, de la arteria aorta, defectos valvulares y de la arteria pulmonar.

El equipo de la UCLA hizo un seguimiento de miles de embarazadas del área de Los Ángeles entre los años 1987 y 1993, comparando aquellas que vivían en áreas con contaminación con las mujeres que residían en áreas con aire limpio. Según los investigadores, la etapa del embarazo donde la exposición a estos gases es más perjudicial es durante el segundo mes, momento en el que el feto desarrolla muchos de sus principales órganos y su estructura facial.

Los autores concluyen su estudio pidiendo una revisión de los niveles permitidos de agentes contaminantes y una mayor investigación para determinar qué elementos contaminantes presentes en el aire son los más dañinos y en qué etapa de embarazo son más perjudiciales.

Contaminación y bajo peso

El mismo equipo de la UCLA ya había publicado el año pasado un estudio en el que relacionaban la inhalación de gases contaminantes durante el embarazo con un bajo peso al nacer, tras estudiar los certificados de nacimiento del mismo área de Los Angeles durante el mismo periodo (1989-93) y los registros de ozono y monóxido de carbono. Según este estudio anterior, la exposición a altos niveles de monóxido de carbono durante el último trimestre de embarazo está asociada también a un incremento significativo del riesgo de bajo peso en el momento de nacer.

Acceda al resumen del estudio en el American Journal of Epidemiology

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR