Simposio cáncer: el abordaje como enfermedad crónica y el desarrollo de fármacos inhibidores de señales, principales temas

Canal: Profesional

Durante el IV Simposio sobre Revisiones en Cáncer, celebrado en Madrid, en el que han intervenido más de 250 oncólogos, se han tratado las perspectivas para los próximos años en el tratamiento médico del cáncer.

El Simposio, que cuenta con el apoyo de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y el Departamento de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, también ha abordado cuestiones relacionadas con el estado de los tratamientos estándar de los tumores más frecuentes, como mama, ovario, cáncer de pulmón no microcítico o cáncer de colon.

Una de las novedades más interesantes ha sido una sesión dedicada a la calidad de vida y al tratamiento de los síntomas que produce la enfermedad, uno de los aspectos más importantes a la hora de evaluar el bienestar del paciente mientras está sometido a la terapia. En opinión de uno de los especialistas participantes, el doctor Vicente Guillem, jefe del Servicio del Instituto Valenciano de Oncología, esta calidad de vida “puede mejorar con apoyo psicológico y con tratamientos menos tóxicos que los disponibles en la actualidad”.

El objetivo del simposio es que todos los oncólogos nacionales puedan conocer cuál es el tratamiento más eficaz contra cada tipo de cáncer basándose en la evidencia. Según el coordinador del simposio, el doctor Eduardo Díaz-Rubio, el simposio también quiere animar a los especialistas a “participar en estudios de investigación clínica, nacionales e internacionales”.

Una enfermedad crónica

Otra de las principales novedades discutidas en el simposio ha sido la conveniencia de afrontar el cáncer como una enfermedad crónica, en la que la curación no se mide en términos de desaparición total de las células malignas sino en términos de ausencia de síntomas. En este sentido, “el tratamiento del cáncer está sufriendo un giro de 180 grados”, afirma el doctor Cortés-Funés, jefe del Departamento de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre de Madrid, pues “su futuro no se basa en tratamientos erradicadores sino en tratamientos frenadores”.

Este especialista madrileño también quiso defender la importancia del enfoque multidisciplinar de la terapia contra el cáncer, en la que interviene cirugía, quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia y, dentro de poco, los últimos avances en terapia génica.

Según el coordinador de las jornadas, el doctor Eduardo Díaz-Rubio, la colaboración entre los especialistas de las diferentes áreas implicadas será decisiva. En su opinión, “primará el enfoque multidisciplinar y el trabajo en equipo se acentuará y evitará que se produzcan desviaciones en los enfoques terapéuticos dependiendo de los especialistas” y añade que el tratamiento del cáncer de los próximos años será “una medicina más segura y con menos errores”.

Dianas terapéuticas

Hoy conocemos el cáncer como un conjunto heterogéneo de enfermedades que tienen en común la capacidad ilimitada de proliferación celular, provocada por graves errores en los mecanismos que controlan y ejecutan la división celular. Pero esta división celular está regida por señales, desde las que avisan a la célula que debe prepararse para la división, hasta los mecanismos internos para controlar su replicación, la desconexión de las funciones que mantienen a las células en reposo o el funcionamiento de los sistemas que vigilan que la célula esté en condiciones de dividirse, entre otros.

En el cáncer, independientemente de la causa, existe un fallo en uno o en varios de estos mecanismos reguladores que provoca la división incontrolada de la célula. Y todos estos mecanismos constituyen dianas terapéuticas sobre las que se trabaja en el diseño de nuevos fármacos. Estos fármacos se basarán en la inhibición de estas señales, “ya que el diseño de fármacos activadores es mucho más complicado”, afirma el doctor Díaz-Rubio.

Asistencia psicológica al paciente

Otro de los objetivos marcados por los especialistas reunidos en el simposio es lograr medicamentos efectivos que no mermen la calidad de vida del paciente y reduzcan los efectos secundarios de las terapias más agresivas. Se destacó que el tratamiento, además, debe incluir atención psicológica ya que recientes estudios muestran que un 25 por ciento de las personas afectadas por cáncer sufren ansiedad o depresión.

Sobre este tema, la directora de Investigación Clínica de Cáncer de Mama de la prestigiosa Clínica Mayo en EE.UU, la doctora Edith Pérez, afirmó que “lo más importante de la ayuda psicológica es que es una forma de hacer partícipe a la paciente en la evolución de su enfermedad y de integrarla en el tratamiento, y eso siempre es bueno porque agradecen esta atención”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR