Publicada una guía de ayuda a los doctores para prevenir la violencia en el entorno laboral

Canal: Profesional

La guía ofrece ciertos signos que el médico puede detectar por anticipado en el paciente y que le ayudan a prevenir posibles conductas violentas. Así recomienda estar alerta ante el uso de palabras groseras, mirada directa o coacciones. Ante esta situación el manual aconseja a los médicos "mantener el equilibrio emocional" y "no responder a las provocaciones" así como "conversar en un tono afable y profesional" dirigiéndose al paciente "con firmeza evitando una actitud prepotente".

El Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) ha publicado una guía para ayudar a los facultativos a prevenir y gestionar casos de violencia procedentes de pacientes en hospitales y ambulatorios. La elaboración de este manual se produce después del programa de prevención de la violencia en el lugar de trabajo creado por el COMB, que incluía la contratación de una póliza de defensa jurídica para todos los médicos en caso de sufrir violencia en el entorno laboral.

La guía ofrece ciertos signos que el médico puede detectar por anticipado en el paciente y que le ayudan a prevenir posibles conductas violentas. Así, la Guía recomienda estar alerta ante el uso de palabras groseras, mirada directa o coacciones. Ante esta situación el manual aconseja a los médicos “mantener el equilibrio emocional” y “no responder a las provocaciones” así como “conversar en un tono afable y profesional” dirigiéndose al paciente “con firmeza evitando una actitud prepotente”.

En el caso que que aumente la tensión se aconseja al doctor “dejar hablar al paciente” evitando “cualquier gesto que el paciente pueda interpretar como menosprecio”. También ayuda a reconocer las posibles deficiencias personales y de la organización.

En el caso de sufrir una agresión, el COMB aconseja realizar un comunicado con la identificación del agresor, una descripción del episodio violento y la anotación detallada de las lesiones sufridas, así como el tratamiento médico que se está recibiendo.

El manual recuerda que el Código Deontológico establece que, salvo casos de urgencia, el médico puede negarse a asistir o continuar atendiendo a una persona si “está convencido de que no existe la indispensable relación de confianza entre él y el paciente”. Así, el intento de agresión al médico que está prestando asistencia lo legitima para dejar de prestar asistencia “temporalmente” o “definitivamente” al paciente que ha tenido una actitud violenta, según la guía.

Uno de cada tres médicos aseguran haber experimentado un incidente violento en el lugar de trabajo contra otros compañeros, según una encuesta que el COMB ya dio a conocer el pasado mes de febrero. El 44 por ciento de facultativos asegura que las agresiones verbales son más frecuentes que las físicas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR