Primer estudio observacional para conocer las barreras a las que se enfrentan los pacientes con diabetes a la hora de progresar en su tratamiento con insulina

Canal: Profesional

El MOSA1c es un estudio observacional, prospectivo, diseñado para facilitar la comprensión de los retos específicos asociados a la progresión de la terapia de inicio con insulina, tanto desde la perspectiva de los pacientes como de los médicos.

Primer estudio observacional para conocer las barreras a las que se enfrentan los pacientes con diabetes a la hora de progresar en su tratamiento con insulina
Especialidades relacionadas: Endocrinología y Nutrición, General

Eli Lilly and Company ha puesto en marcha el primer gran estudio internacional, observacional y prospectivo, diseñado para entender los obstáculos que las personas con diabetes tipo 2 se encuentran en su vida real y que les impiden alcanzar las metas de su tratamiento.

Muchas personas con diabetes que toman diariamente insulina se resisten a la progresión en la terapia insulínica que les podría ayudar a alcanzar su objetivo glucémico ideal. El estudio MOSA1c (A Multinational Observational Study Assessing Insulin use: Understanding the challenges associated with the progression of therapy) tratará de determinar el porqué de esta situación, mediante la recopilación de datos relativos al uso de insulina, las interacciones entre las personas con diabetes y los que la tratan y otros factores implicados en la progresión de los tratamientos empleados para el control de la diabetes.

A pesar del tratamiento, muchas personas con diabetes tipo 2 no logran alcanzar sus objetivos glucémicos (HbA1c) tras el inicio de las terapias con insulina, lo que los expone a un incremento del riesgo de padecer graves complicaciones. Estos resultados coinciden en múltiples estudios y localizaciones.

MOSA1c – el primer estudio internacional de su clase – forma parte de un compromiso más amplio de Lilly Diabetes con la mejora de las vidas de las personas que viven y que son tratadas de diabetes a través del desarrollo de soluciones personalizadas y del apoyo que complementan su actual cartera de tratamientos.

Lilly se ha asociado con el Brigham and Women’s Hospital y con la Harvard Medical School para llevar a cabo este estudio, que empezó a incluir pacientes en julio de 2011, hasta un total de 4.500 personas con diabetes tipo 2 en tratamiento con insulina en EE.UU. y en 16 países más, durante dos años.

“Menos de la mitad de las personas con diabetes logran alcanzar sus objetivos sobre el control glucémico, poniéndose en riesgo de complicaciones como ceguera, amputación, enfermedad cardiaca e insuficiencia renal”, explica el Dr. William Shrank, investigador del estudio y médico asociado de la División de Farmacoepidemiología y Farmacoeconomía del Brigham and Women’s Hospital, y profesor adjunto de Medicina en el Harvard Medical School. “El objetivo de este estudio es determinar las barreras que impiden a los pacientes optimizar su tratamiento con insulina, si se trata de una falta de comunicación, de obstáculos en el sistema sanitario o de respuestas emocionales”, advierte el Dr. Shrank.

A medida que la diabetes progresa, las personas a menudo tienen que intensificar su tratamiento incrementando su dosis de insulina para evitar los picos en los niveles de azúcar en sangre que pueden dañar los vasos sanguíneos. Aunque existen estudios sobre las razones por las que las personas con diabetes se resisten a pasar de la medicación oral a la insulina, apenas hay información que permita comprender las barreras que hay en torno a la intensificación de insulina. Los objetivos del estudio MOSA1c son:

– Arrojar luz sobre los problemas no clínicos y las barreras asociadas con la progresión de la terapia insulínica.

– Ayudar a las personas con diabetes tipo 2 a que entiendan mejor y participen en el manejo de su diabetes; e

– Identificar las estrategias que mejoren la comunicación médico-paciente, facilitando un enfoque a medida y personal del cuidado de la diabetes que conduzca a una mejora del control glucémico.

“En Lilly Diabetes, entendemos que la diabetes tipo 2 se ve influenciada por los comportamientos y que, si éstos son reconocidos, podrían adaptarse para mejorar el manejo de la enfermedad”, comenta el Dr. Robert Heine, vicepresidente, medical affairs, Lilly Diabetes. “La mejor forma de alcanzar nuestro objetivo es entender no sólo cómo responden los pacientes a las terapias, sino también qué barreras se encuentran en la práctica clínica diaria que impiden un buen cuidado”, completa el Dr. Heine.

Se espera que los primeros resultados intermedios del estudio multinacional MOSA1c estén disponibles a mediados de 2012.

Sobre el estudio MOSA1c

El MOSA1c es un estudio observacional, prospectivo, diseñado para facilitar la comprensión de los retos específicos asociados a la progresión de la terapia de inicio con insulina, tanto desde la perspectiva de los pacientes como de los médicos. Todos los pacientes del estudio tendrán diabetes tipo 2 y habrán sido tratados con insulina durante al menos tres meses, con o sin fármacos antidiabéticos orales. El objetivo principal del estudio es conocer si las características específicas de los pacientes, médicos o del sistema sanitario tienen impacto en la intensificación de la terapia con insulina. Los objetivos secundarios son:

– Identificar los factores asociados con la adherencia a la terapia con insulina, incluyendo las características de los pacientes y los médicos, el régimen de tratamiento y el coste, a medida que el tratamiento se intensifica;

– Analizar las diferencias geográficas y culturales que pueden tener impacto en la progresión de la terapia con insulina;

– Examinar las razones dadas por los pacientes y los médicos sobre la progresión o el abandono de las terapias y;

– Comparar los índices de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) en pacientes que se mantienen con la terapia de inicio con insulina y aquellos que aumentan el uso de insulina.

Se observarán características como la edad y el sexo, así como las conductas, aspectos culturales y emocionales, la naturaleza de la relación médico-paciente y las condiciones del sistema sanitario. Los investigadores contactarán con los pacientes y con los profesionales sanitarios para entender sus actitudes y comportamientos, con el objetivo de identificar las características de los médicos cuyos pacientes tienen éxito, lo que podría marcar las pautas para mejorar la educación diabetológica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR