Pfizer – Día Nacional de la Epilepsia: Mitos y realidades de una enfermedad aún desconocida

Canal: Profesional

Hoy se celebra el Día Nacional de la Epilepsia en que se hace hincapié en el trabajo que desarrollan profesionales y asociaciones de pacientes para conseguir que el estigma social que hay entorno a la epilepsia desaparezca, mejorando la calidad de vida de los afectados facilitando su acceso al mundo laboral y apoyando para que puedan ejercer sus derechos con absoluta libertad.

Especialidades relacionadas: Neurología

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico frecuente cuya prevalencia mundial oscila entre el 0,5 y el uno por ciento. En concreto, la epilepsia afecta en nuestro país a unas 400.000 personas, diagnosticándose cada año alrededor de 20.000 casos nuevos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la epilepsia como “afección crónica producida por diferentes etiologías, caracterizada por la repetición de crisis debidas a una descarga excesiva de las neuronas cerebrales (crisis epiléptica) asociadas eventualmente a síntomas clínicos o paraclínicos”.

Las crisis epilépticas son por tanto, la consecuencia de la descarga excesiva de neurotrasmisores de las neuronas de la corteza cerebral. Estas crisis son inesperadas, sorpresivas, espontáneas y recidivantes. Para poder hablar de epilepsia deben haberse padecido, al menos, dos crisis epilépticas.

Hoy en día, la epilepsia tiene tratamiento y se puede controlar en más del 70 por ciento de los casos. Sin embargo, según los últimos datos disponibles en España, existe un 23 por ciento de pacientes con crisis no controladas (pacientes farmacorresistentes). Aunque la neurocirugía puede ser una opción en algunos casos, son pocos los pacientes con epilepsia resistentes al tratamiento que se consideran candidatos quirúrgicos.

A este respecto, y en el marco de la celebración del Seminario Epilepsia: Definición y Abordaje Actual, el Doctor Antonio Gil-Nagel Rein, neurólogo del Ruber Internacional comentó que “en el tratamiento actual de la epilepsia no sólo se debe valorar el control de las crisis sino que también hay que considerar otros aspectos que influyen en la calidad de vida: el estado de ánimo, la adaptación social y los efectos adversos de los medicamentos antiepilépticos”.

Vivir con epilepsia

El diagnóstico de una epilepsia se acompaña con frecuencia de un impacto psicoemocional, tanto en el paciente como en los familiares y especialmente en los padres cuando se diagnostica la enfermedad en un niño. De inmediato suelen aparecer las creencias generadas por ese concepto de enfermedad “especial” y que se vive en algunos sectores sociales como una carga que el paciente llevará toda su vida y que si es conocida en su entorno familiar y social puede llegar a ser un factor excluyente del mismo.

En este snetido, Francisca Lozano, presidenta de la Federación Española de Epilepsia, explicó que “desde la Federación Española de la Epilepsia se está apoyando y colaborando con todas las asociaciones que hay distribuidas por toda España para conseguir que el estigma social que hay entorno a la epilepsia desaparezca, mejorando la calidad de vida de los afectados, facilitando su acceso al mundo laboral y apoyando para que puedan ejercer sus derechos con absoluta libertad”.

A pesar de las limitaciones en la vida de un afectado con epilepsia, tales limitaciones pueden llegar a ser asumidas sin que lleguen a influir de forma sustancial en su calidad de vida. Sin embargo, algunos pacientes con epilepsia pueden tener problemas psicológicos, especialmente cuando son portadores de determinados factores de riesgo que dependen de la propia enfermedad, de la medicación y de factores psicosociales.

Para María Espinosa, psicóloga del Dpto. de Psicología Experimental y Fisiología del Comportamiento de la Universidad de Granada, “es indispensable que los equipos multidisciplinares que asisten al paciente epiléptico trabajen con los familiares del paciente para conseguir un mejor ajuste de éstos a la enfermedad y prevenir la aparición de trastornos de ansiedad y depresión”. “En definitiva, así se consigue una mejora en la calidad de vida del paciente y de las personas que le rodean”, concluyó.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR