Nuevas terapias orales y anticuerpos monoclonales, marcarán el tratamiento futuro de la esclerosis múltiple

Canal: Profesional

El año pasado se aprobó el primer fármaco oral para el tratamiento de esta enfermedad, que reduce el número de brotes en más de un 50%; además se aprobaron en Europa dos nuevos tratamientos sintomáticos: uno de ellos reduce en un 30% la espasticidad en los pacientes y el otro mejora la marcha en un 30%.

Nuevas terapias orales y anticuerpos monoclonales, marcarán el tratamiento futuro de la esclerosis múltiple
Especialidades relacionadas: General, Neurología

El último miércoles del mes de mayo se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple la causa más importante de discapacidad sobrevenida en el adulto joven. Aunque suele manifestarse entre los 20 y los 40 años, se estima que en el 2-5% de los pacientes, los síntomas, comienzan antes de los 16 años. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España, padecen esclerosis múltiple unas 46.000 personas y se detectan cada año 1.800 nuevos casos.

La esclerosis múltiple es más común en mujeres, con una proporción de 2:1. La alteración de la sensibilidad (45%), alteración motora (40%) y trastornos visuales (20%) suelen ser los primeros síntomas de esta enfermedad, entre los que también se puede incluir las alteraciones urinarias, hormigueos, pérdida de fuerza y alteraciones cognitivas. Aunque se trata de una enfermedad crónica, progresiva y para la que no hay curación, desde que apareció el primer fármaco contra la esclerosis múltiple, hace 20 años, la calidad de vida y el pronóstico estos pacientes han cambiado drásticamente hasta tal punto que, hoy por hoy, la enfermedad no suele modificar tanto como antes la expectativa de vida de los pacientes.

El año pasado se aprobó el primer fármaco oral para el tratamiento de esta enfermedad, que reduce el número de brotes en más de un 50%; además se aprobaron en Europa dos nuevos tratamientos sintomáticos: uno de ellos reduce en un 30% la espasticidad en los pacientes y el otro mejora la marcha en un 30%. “Pero además, a corto plazo, estarán disponibles nuevas terapias orales y, a medio plazo, anticuerpos monoclonales, con una mejor relación beneficio/riesgo, y que están mostrando una gran eficacia lo que permitirá un tratamiento individualizado, una mayor eficacia y una mayor tolerabilidad”, asegura la Dra. Celia Oreja-Guevara, Coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN. “No obstante, todavía no podemos frenar la discapacidad que genera esta enfermedad cuando los pacientes entran en la fase secundaria progresiva, ni existe ningún tipo de tratamiento para la esclerosis múltiple primaria progresiva, por lo que es necesario seguir avanzando”.

A pesar de que no todos los casos evolucionan de la misma forma, generalmente la mayoría se caracterizan por episodios de síntomas neurológicos, denominados brotes, seguidos de una remisión parcial o total que suelen repetirse alternándose con periodos de mejoría. Es lo que se conoce como esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR), la forma más común de la enfermedad, puesto que aglutina el 65 % de los casos. Pero, en muchos casos, las formas EMRR adoptan con el paso del tiempo un curso progresivo, pasando a denominarse esclerosis múltiple secundariamente progresiva (EMSP). Cuando, en el 10% de los casos y desde el inicio, la enfermedad adopta un curso progresivo sin apenas periodos de mejoría, se denomina esclerosis múltiple primaria progresiva (EMPP). “La edad de inicio de la EMRR suele ser entre 25-29 años aunque, en muchos casos, entre los 40-44 años se transforma a formas EMSP, generando un mayor grado de discapacidad. Las formas primariamente progresivas tienen una edad de inicio más tardío, y son más discapacitantes”, explica la Dra. Celia Oreja-Guevara. Un 10% de los pacientes sufre una forma benigna de la enfermedad en la que los síntomas apenas progresan después del episodio inicial, lo que les permite seguir con una vida prácticamente normal.

No existe ninguna causa conocida ni que se pueda atribuir de forma directa a la esclerosis múltiple, no obstante, la comunidad científica baraja tres hipótesis. Por un lado la higiene, ya que se ha demostrado que un menor contacto con agentes infecciosos favorece las enfermedades autoinmunes; por otro lado la vitamina D, porque las personas de países en los que hay más sol y, por tanto, más vitamina D, tienen menos posibilidades de desarrollar esclerosis múltiple; y, finalmente, la genética. No es una enfermedad hereditaria, pero existen variaciones genéticas que aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR