Las nuevas técnicas microquirúrgicas, junto el empleo de biomateriales, dan un impulso definitivo a la regeneración dental

Canal: Profesional

La cirugía periodontal regenerativa puede cambiar el pronóstico del diente y preservar la estética de la encía. Los injertos óseos, el empleo de membranas de barrera y el uso de mediadores biológicos, esenciales para asegurar el éxito de la regeneración.

Especialidades relacionadas: Estomatología

Una vez que la periodontitis (la conocida como piorrea) está controlada, la cirugía periodontal regenerativa puede cambiar el pronóstico del diente y preservar la estética de la encía. Así se ha puesto de manifiesto en el transcurso de la XLV Reunión Anual de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), que reúne a más de 1.500 expertos en periodoncia e higiene bucodental en Oviedo.

Como ha indicado el Dr. Maurizio Tonetti, Director Ejecutivo de ERGOPerio (European Research Group on Periodontology), “hoy en día hay tres principios biológicos disponibles para la aplicación de técnicas regenerativas: el uso de injertos óseos, el empleo de membranas de barrera y el uso de mediadores biológicos”. Su utilización, sin embargo, “requiere un estudio pormenorizado del sujeto, del defecto y de los factores asociados a la cirugía, factores que determinarán los resultados clínicos”.

La regeneración periodontal está indicada cuando el proceso de destrucción de las encías no es uniforme alrededor del diente y, en consecuencia, se generan defectos óseos que mantienen alguna pared de hueso sobre la que se pueden aplicar las distintas tecnologías regenerativas.

Según ha expuesto en este foro, se está dando un paso definitivo en la consecución de la excelencia en microcirugía plástica y regeneración periodontal. Tal y como ha resaltado el Dr. Mariano Sanz, Catedrático en Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid, “los fundamentos de las técnicas regenerativas periodontales se basan actualmente en el empleo de combinaciones de biomateriales que rellenan el defecto (injertos) y mecanismos barrera que aíslan el defecto y, de esta forma, permiten la colonización selectiva de las células que tienen la competencia para regenerar el periodonto (tejidos que rodean y soportan los dientes)”. En este ámbito, también se están empezando a utilizar con éxito factores de diferenciación específicos, que son proteínas que distinguen selectivamente aquellas células responsables de la inserción periodontal.

Progresos en microcirugía

La regeneración periodontal de los defectos óseos se está realizando con éxito utilizando diferentes enfoques quirúrgicos y distintas tecnologías. Esta regeneración periodontal puede alcanzarse mediante membranas barrera (RTG), injertos óseos, combinación de membranas e injertos y mediante moduladores biológicos (proteínas derivadas del esmalte). La eficacia clínica de estas tecnologías ofrece un valor añadido respecto a la cirugía clásica.

La aplicación de estas modernas tecnologías requiere técnicas quirúrgicas muy precisas (técnicas microquirúrgicas) que permitan crear el espacio para la regeneración tisular y, al mismo tiempo, que ese espacio se mantenga sin contaminación durante el proceso de cicatrización para que se realice el proceso biológico de la nueva inserción periodontal y la nueva formación de hueso.

Según subraya el Dr. Sanz, “las técnicas de microcirugía nos permiten optimizar la cicatrización de las heridas quirúrgicas y, por lo tanto, asegurar los resultados de las propias cirugías”. Al ser la cavidad bucal un medio altamente contaminado, es fundamental que durante la cicatrización postquirúrgica la herida se mantenga cerrada y libre de contaminación microbiana. En opinión de este catedrático, referente mundial en Periodoncia, “con las técnicas de microcirugía nos aseguramos un mínimo trauma a los tejidos y una mejor adaptación de los tejidos durante la cirugía”.

Siguiendo estos principios, sentencia el Dr. Sanz, “toda cirugía periodontal debería considerarse como microcirugía, lo que exige utilizar siempre mecanismos de magnificación (microscopio o lupas quirúrgicas) e instrumentos específicos”.

En cualquier caso, si el presente es brillante en este campo, el futuro aún resulta más esperanzador. Según vaticina Mariano Sanz, “se crearan nuevos biomateriales que nos permitirán reconstruir de una manera individualizada los tejidos destruidos”. Estos biomateriales podrían tener la capacidad de almacenar y liberar células competentes (células madre), así como factores de diferenciación (proteínas con capacidad para diferenciar las células relevantes). Por otra parte, “la terapia celular (uso de células madre) está adquiriendo una gran proyección de futuro, aunque requiere del uso de biomateriales adecuados y de factores de diferenciación”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR