Las combinaciones a dosis fijas Diovan HCT® y Exforge® son autorizadas en EE.UU. como tratamientos de primera línea para la hipertensión arterial

Canal: Profesional

La aprobación por parte de la FDA de Diovan HCT® y Exforge® para uso en primera línea respalda las actuales directrices de EE.UU. que recomiendan comenzar el tratamiento con terapias combinadas en los pacientes que se considere adecuado.

La Food and Drug Administration (FDA) de EE.UU. ha autorizado dos combinaciones a dosis fijas, Diovan HCT® (valsartán e hidroclorotiazida) y Exforge®* (amlodipino y valsartán), como tratamientos de inicio o de “primera línea” en pacientes que probablemente necesitan varios fármacos para lograr su objetivo de presión arterial.

La aprobación por parte de la FDA de Diovan HCT® y Exforge® para uso en primera línea respalda las actuales directrices de EE.UU. que recomiendan comenzar el tratamiento con terapias combinadas en los pacientes que se considere adecuado. Hay estudios que sugieren que hasta el 80 por ciento de los pacientes necesita varios medicamentos para lograr su objetivo de presión arterial.

“Estas autorizaciones proporcionan flexibilidad y confianza a los médicos para utilizar tratamientos acreditados y bien aceptados como terapia de primera línea,” dijo el Dr. Kenneth Jamerson, catedrático de medicina en el Dep. de Medicina Cardiovascular, University of Michigan Healthcare System. “Los pacientes también se beneficiarán, ya que pueden conseguir el control de su presión arterial de forma eficaz y rápida con un solo comprimido.”

La necesidad de conseguir un mayor control de la presión arterial de manera rápida y eficaz también es un objetivo prioritario en el tratamiento de la hipertensión arterial en Europa, donde las últimas Guías de práctica clínica publicadas por la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH) y la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) “insisten en las ventajas de iniciar directamente el tratamiento con combinaciones de fármacos en la hipertensión grado 2 ó 3 o cuando el riesgo cardiovascular del paciente es alto o muy alto”, como afirma el Dr. Francisco Martínez Debén, Jefe de Unidad Hipertensión Arterial en el Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol, quién sostiene que “en los hipertensos de alto riesgo se deben alcanzar los objetivos de presión arterial más rápidamente, tal como hemos aprendido a raíz del estudio VALUE, lo que implica comenzar a tratar con combinación de fármacos y ajustes rápidos de dosis”. Para el Dr. Martínez “a la vista de todos estos datos y recomendaciones creo que es obligado aprobar estas combinaciones fijas como primera línea de tratamiento en nuestro país”.

Las diversas etapas que se usan frecuentemente en la práctica clínica para el tratamiento de la HTA pueden prolongar el tiempo que se tarda en conseguir el objetivo de presión arterial y probablemente llevan a la frustración del paciente y a un sentimiento de fracaso. Además, el uso como terapia de primera línea de una combinación a dosis fijas en pacientes que probablemente necesitan varios tratamientos para lograr su objetivo de presión arterial reduce el número de comprimidos.

Insuficiente grado de control

Al respecto, el Dr. Vicente Bertomeu, Presidente de la Sección de Hipertensión de la Sociedad Española de Cardiología (SEC-HTA) y del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de San Juan en Alicante, afirma que “una de las principales razones que explican el insuficiente grado de control alcanzado en los hipertensos es el incumplimiento terapéutico por parte del paciente. Este incumplimiento está obviamente relacionado con los posibles efectos secundarios de los fármacos antihipertensivos junto con la necesidad de tomar varios comprimidos al día. Por ello, en la estrategia terapéutica hay que tener muy presente estos hechos para conseguir que el tratamiento sea sencillo y bien tolerado. La utilización de combinaciones a dosis fijas de fármacos con acciones sinérgicas y que minimicen los efectos secundarios son de gran utilidad para conseguir el adecuado control de los pacientes”.

Aunque es fácil de medir y se puede tratar con éxito, en España un 40 por ciento aproximadamente de los pacientes hipertensos no logra el control de la afección, lo que pone de relieve la necesidad crucial de pautas terapéuticas más eficaces. Si no reciben tratamiento, los pacientes hipertensos están en situación de riesgo de episodios cardiovasculares, como accidente cerebrovascular (ictus), infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca, así como de lesión de órganos, que incluye insuficiencia renal y problemas oculares.

Minimizar el riesgo cardiovascular

“El objetivo fundamental del tratamiento es conseguir la máxima reducción del riesgo cardiovascular total a largo plazo” afirma el Dr. Bertomeu. “Esto requiere una correcta valoración del daño orgánico, además del tratamiento de todos los factores de riesgo asociados. Existe un amplio respaldo científico para valsartán, no sólo por su efecto antihipertensivo, sino también en la reducción del daño orgánico y en la reducción de la morbimortalidad cardiovascular. Su asociación bien con tiazidas o bien con amlodipino, fármacos avalados por una amplia experiencia en la práctica clínica y respaldados por una amplia evidencia científica, va a facilitar la tarea de médicos y pacientes, en el adecuado control de las cifras de presión de los mismos y en la reducción de la morbimortalidad cardiovascular que es el fin último del tratamiento”.

Eficacia basada en la evidencia

Diovan HCT® combina, en un mismo comprimido, Diovan® (valsartán), el antihipertensivo más vendido del mundo, y la hidroclorotiazida (HCT), un antihipertensivo del grupo de los diuréticos. Exforge es el primer tratamiento que combina dos de los antihipertensivos más recetados de su grupo (el bloqueador de los canales de calcio besilato de amlodipino y valsartán un antagonista de los receptores de la angiotensina, ARA II) en un solo comprimido el cual se administra cómodamente una vez al día.

La autorización de Diovan HCT® y de Exforge como tratamientos de primera línea se ha basado en diversos ensayos clínicos en los que han participado alrededor de 2.000 y 3.500 pacientes, respectivamente, y en los que ambos productos se han mostrado eficaces y bien tolerados en pacientes con distintos grados de hipertensión arterial, desde leve hasta severa.

Diovan HCT® se autorizó en 1998 en EE.UU. como tratamiento de segunda línea para la hipertensión arterial y se ha recetado a más de cinco millones de pacientes. Exforge se autorizó en 2007 y desde su introducción el año pasado, se ha recetado a más de 250.000 pacientes.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR